Deportes

Jesús Navas se aplica con su nuevo maestro

Míchel quiere explotar las grandes condiciones que tiene el extremo de Los Palacios y éste asume el reto de crecer como futbolista.

el 22 feb 2012 / 07:44 h.

Desde su llegada al club, Míchel ha lanzado diferentes mensajes públicos sus futbolistas, todos ellos con la misma idea: motivarles para que den lo mejor de sí y rindan al nivel esperado. Lo ha hecho con Negredo ("Tengo confianza ciega en él. Ya sabe lo que quiero y por si no lo sabe, que sí lo sabe, en breve se lo vamos a decir personalmente"); con Campaña ("Tengo una duda, entre comillas, que es si quiere o no quiere jugar en el Sevilla. Si quiere, conmigo va a contar seguro, pero no es un problema mío"); y también con Jesús Navas.

El técnico elogia al internacional español cada vez que se le pregunta por él. Míchel sabe que tiene un diamante en sus manos pero quiere pulirlo para que brille aún más. "Mi reto es el suyo, el que él quiera tener. Es un jugador de una dimensión mayor. Lo que queremos es que aprenda el juego, que aprenda a conocer dónde hacer daño y que no solamente aporte lo que ha hecho siempre, porque eso lo sabe todo el mundo, pero también lo defiende todo el mundo", explicaba en los medios oficiales

Durante su etapa como futbolista, Míchel hizo casi lo que quiso por la banda derecha. Sus centros medidos le convirtieron un jugador muy peligroso que despuntó durante más de una década en el Real Madrid. Su dominio de esa parcela del campo y su carisma le dieron la internacionalidad. Fue un auténtico ídolo para la afición.

Ahora, Míchel es entrenador, y nadie como él para enseñar a Jesús Navas cómo mejorar su rendimiento, aunque tengan características diferentes. "Yo era más centrocampista que Jesús. Él es mucho más extremo. Yo llegaba y él está. Somos jugadores en unas circunstancias del terreno de juego similar, pero de características diferentes", explica.

Lo que quiere de él. La intención de Míchel es que palaciego mejore una serie de aspectos que van más allá de lo que es desbordar y regatear, que no es poco. "Le dije que si yo hubiera tenido el 10% de lo que tiene él, a lo mejor seguía jugando con esta edad y este sobrepeso. Él tiene lo mejor del futbolista y ahora está en una etapa, porque Jesús es muy jovencito también, en la que tiene que darse cuenta de que puede hacer cosas que están ahí en el fútbol. Aprender a regatear, eso ha nacido con ello, pero hay otras cuestiones, como lo que tiene que hacer según dónde se coloque, según por dónde le venga el balón o según cómo esté la situación del partido en las que Jesús va a aportar mucho más al juego, muchísimo más, y va a ser más efectivo e igual de espectacular que siempre", comenta.

Jesús Navas tiene dos grandes retos por delante en estos momentos: clasificar al Sevilla para la Liga de Campeones y formar parte de la lista de convocados por Vicente del Bosque para disputar la Eurocopa. Y Míchel puede ser clave en la consecución de ambos objetivos.

  • 1