Deportes

Jiménez cambia su futuro en un mes

El 29 de abril Manolo Jiménez estaba en la picota. Era semana de Feria, la resaca de la dura derrota ante el Real Madrid aún duraba y el mismo Del Nido declaró que la decisión del consejo no podía ir "a contracorriente" de la afición. Un mes después, todo lo que no sea la renovación del técnico nervionense será una sorpresa.

el 16 sep 2009 / 03:19 h.

El 29 de abril Manolo Jiménez estaba en la picota. Era semana de Feria, la resaca de la dura derrota ante el Real Madrid aún duraba y el mismo Del Nido declaró que la decisión del consejo no podía ir "a contracorriente" de la afición. Un mes después, todo lo que no sea la renovación del técnico nervionense será una sorpresa.

En el fútbol no existen ni el blanco ni el negro. Todo está lleno de grises, de muchas gamas y tonos. El ejemplo de ello es Manolo Jiménez, y por dos veces. El técnico del Arahal ha sabido revertir su situación esta temporada, como ya lo hizo la pasada, y postularse de nuevo para la renovación al frente del Sevilla. El futuro del técnico parecía negro, nigérrimo, el pasado 26 de abril, justo después que el Sánchez Pizjuán en una gran mayoría gritara al unísono "Jiménez vete ya". Días después, en la Feria, José María del Nido opinaba sobre la continuidad del técnico, y aunque aplazaba la decisión, asumió que el club no podía ir "a contracorriente" de la opinión generalizada de la afición. Era 29 de abril.

Y llegó el partido ante el Villareal, clave para el conjunto nervionense. El Sevilla ganó 0-2 y enfiló de nuevo el camino de la Liga de Campeones y del tercer puesto. Con ese triunfo el debate se aplacó y con la brillante victoria ante el Mallorca (3-1), con buen fútbol además, se apaciguó. El objetivo comenzaba a estar cercano, pero de nuevo el partido de Pamplona (0-0) despertó las discrepancias por el sistema de juego utilizado por el técnico, que dejó en el banquillo a Navas y Capel.

El debate volvió a estar de actualidad justo en la previa del encuentro decisivo, ante el Deportivo en casa. Sin ser el mejor encuentro de la temporada, el equipo recuperó su fisonomía habitual y, con cierta agonía, logró el tanto que certificaba su clasificación de forma directa para la Liga de Campeones. Jiménez había cumplido el objetivo que le había marcado el mismo José María del Nido a principios de temporada y había cambiado las tornas, las que mostraban la puerta de salida apenas un mes antes.

La evaluación del consejo ejecutivo del club, formado por el presidente, José María del Nido, los vicepresidentes, José Castro y José María Cruz, y los subdirectores generales, Manuel Vizcaíno y Monchi, ya ha comenzado. Ayer tuvo lugar la primera toma de contacto y hoy esa evaluación se trasladará al consejo de administración al completo. En principio, las posturas están definidas. Monchi ha emitido un informe positivo sobre la labor del técnico nervionense durante la temporada y es partidario de premiar su labor. Asimismo, José María Cruz considera desde un punto de vista más empresarial que el técnico ha cumplido sus objetivos y que debe seguir, y de la misma forma opina José Castro. Tanto Del Nido como Vizcaíno, de mismas ideas, mantienen más dudas, pero en teoría no irán en contra de las opiniones de varios de los hombres fuertes de la entidad.

Curiosamente, la situación de Jiménez en la campaña 2007/08 era muy similar. Tras la derrota ante el Almería (1-4) y el empate en Murcia (0-0), todo parecía indicar que no seguiría en el banquillo. En las últimas cuatro jornadas ganó al Valladolid (2-0), al Racing (0-2), al Betis (0-2) y al Athletic (4-1). El club lo renovó atendiendo el informe "de la dirección deportiva".

  • 1