Local

Jiménez defiende ante los rebeldes que la solución pasa por la "salida de Gadafi" y les ofrece apoyo de España

el 08 jun 2011 / 15:37 h.

TAGS:

La ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad  Jiménez, ha manifestado este miércoles el "apoyo" del Gobierno al  Consejo Nacional de Transición libio, al que considera "representante  legítimo del pueblo libio", y ha defendido que la única solución al  conflicto en el país norteafricano pasa por la "salida" del líder  libio, Muamar Gadafi.

Jiménez, que se ha reunido en Benghazi, donde tiene su sede el  Consejo Nacional de Transición, ha manifestado al líder de los  rebeldes, Mustafá Abdul Jalil, el "compromiso" de España y su  "confianza en un futuro mejor para el pueblo de Libia".

Por ello, está dispuesta a apoyar el "proceso de reconstrucción" y  respalda la "hoja de ruta del Consejo de Transición para integrar a  todos los actores" en pro de "una Libia unida y democrática".

En este sentido, en rueda de prensa con el vicepresidente y  ministro de Exteriores de los rebeldes, Alí el Essawi, ha defendido  que España fue el primer país en enviar ayuda humanitaria a Benghazi  tras comenzar las protestas y el primer país que "dijo expresamente  cuando empezaron los ataques de Gadafi" contra la población civil que  el líder libio había "perdido toda legitimidad".

"La salida de la crisis libia pasa por la salida de Gadafi del  poder", ha señalado tajante Jiménez, subrayando que prueba de ello es  que desde que el régimen reprimió por la fuerza a los manifestantes  "ningún representante" del Ejecutivo español ha vuelto a mantener  contacto con miembros del Gobierno libio.

La ministra ha reiterado que España considera al Consejo Nacional  de Transición "legítimo representante del pueblo libio", como hacen  otros países como Reino Unido, justificando así que no se haya  ofrecido un reconocimiento oficial como sí ha hecho Francia.

"No sólo expresamos palabras bonitas a la hora de apoyarles", ha  defendido la titular de Exteriores, recordando que desde que comenzó  el conflicto a mediados de febrero se ha hecho llegar ayuda por valor  de "casi cinco millones de euros".

Así las cosas, ha asegurado que se mantendrá el apoyo humanitario,  a través del Programa Mundial de Alimentos (PAM), cuyos almacenes en  Benghazi se dispone a visitar, y de la Unión Médica Arabe.

UN MILLON DE EUROS

Prueba de este apoyo, además, es el anuncio de un millón más de  euros que España se dispone a canalizar a través de organismos  internacionales y ONG y que convertirán a nuestro país en el quinto  donante europeo por detrás del Servicio de Ayuda Humanitaria de la  Comisión Europea (ECHO), de Reino Unido, Suecia y Alemania.

Igualmente, España está dispuesta a apoyar el mecanismo de apoyo  financiero acordado en el marco del Grupo de Contacto para Libia, si  bien por el momento no se dan las circunstancias para que pueda  realizar aportaciones al mismo.

Falta por determinar, ha recordado la ministra, que mañana  participa en Abu Dhabi en la tercera reunión del Grupo de Contacto,  la "mejor fórmula" para poder atender las necesidades que tienen los  rebeldes en este plano. Una vez esto ocurra, ha precisado, "la vamos  a apoyar".

Tanto Jalil como El Essaui se han encargado de recordarle a  Jiménez las necesidades financieras que tiene el Consejo Nacional de  Transición durante el encuentro que han mantenido en la antigua sede  del Majlis (asamblea).

El 'vicepresidente' de los rebeldes ha explicado que han planteado  a Jiménez la necesidad de "apoyo financiero" en esta crisis y han  trasladado su petición de que se libere parte de los fondos  congelados a Gadafi para ayudar al Consejo Nacional de Transición y  se acelere la creación del mecanismo de apoyo financiero.

AGRADECIMIENTO A ESPAÑA

Asimismo, El Essawi ha agradecido el apoyo y la ayuda recibida del  "pueblo amigo español" y ha incidido en que aunque España no haya  reconocido oficialmente como único interlocutor de los libios a los  rebeldes sí ha reconocido sus "aspiraciones legítimas" de más  libertad y democracia y eso es lo que cuenta.

"No tenemos ningún problema", ha remachado, elogiando que España  que fuera el primer país en decir que Gadafi "había perdido la  legitimidad" y con ello las "demandas legítimas" de los libios.

En cuanto a Gadafi, que ayer reiteró que no abandonará Trípoli y  que prefiere morir antes que dejar el poder, el representante de los  rebeldes ha subrayado que con ello demuestra que lo que quiere es  "matar a los libios" por lo que ha pedido a la comunidad  internacional que "siga protegiendo a los civiles" libios. No  obstante, se ha mostrado convencido de que "esta crisis va a acabar  con la victoria del pueblo libio".

La de Jiménez es la primera visita de un representante del  Gobierno desde que comenzaron las protestas en Libia a mediados de  febrero y posteriormente la comunidad internacional inició una  operación militar en respuesta a las resoluciones de la ONU para  proteger a la población civil e imponer el embargo de armas.

En este sentido, la jefa de la diplomacia ha justificado su  presencia hoy en Benghazi para demostrar el apoyo del Gobierno  español al Consejo Nacional de Transición, su voluntad de seguir  haciendo cumplir las resoluciones de la ONU, a través de su  contribución a la misión que lidera la OTAN, con el objetivo último  de que "el pueblo libio vea cumplidas sus legítimas reivindicaciones  de democracia y libertad".

"España quiere para los libios lo mismo que para nosotros un país  democrático con derechos y libertades y donde todo el mundo pueda  expresar sus reivindicaciones legítimas", ha concluido Jiménez.

  • 1