Deportes

Jiménez, el espectáculo y las metamorfosis

Ganar... o ganar y, además, jugando bien al fútbol. El inagotable debate que ha marcado la trayectoria de Manolo Jiménez al frente del equipo pierde fuerza.

el 29 sep 2009 / 23:00 h.

Si hay una máxima indiscutible en el mundo del fútbol es que cuando llegan las victorias el número de amigos aumenta considerablemente y cuando se sufren derrotas, todo son enemigos, lo sean o no en realidad. De todos modos, este inicio de temporada no ha hecho sino confirmar un hecho incuestionable: la dos metamorfosis que se están viviendo en Nervión.

Primero, la del equipo, que, como dijo ayer el técnico, y muy clarito, tenía pendiente una asignatura: dar espectáculo. Seis victorias consecutivas y una media de tres goles por partido en este tramo hacen del actual el mejor Sevilla desde que el arahalense está al frente del banquillo. Si en su día se le criticó por no sacar todo el fruto que se presuponía al plantel, inferior entonces al actual, que también hay que decirlo, justo es aplaudirle ahora. Respetando la opinión de quienes piensan que lo importante es ganar, con independencia de que el fútbol sea mejor o peor, una pregunta al aire: ¿prefieren ganar como entonces o ganar como en la actualidad?

La segunda metamorfosis es la Jiménez. Como si de el protagonista de la célebre obra de Kafka se tratase, hasta hace no mucho el técnico se enfrentaba a un mundo que nunca o casi nunca llegaba a comprender. Para él, la crítica de un importante sector del sevillismo y de los medios de comunicación era difícilmente entendible a tenor de los buenos resultados -salvo excepciones puntuales- de su equipo. Sin embargo, poco a poco ha ido cambiado su talante, por recomendación directa de su entorno y por su propio deseo de mejorar en todas las facetas. Y lo ha conseguido; con humildad, algo que le honra.

No se sabe qué pasará cuando lleguen las curvas, pero Jiménez ya no es ese técnico que se tomaba casi todo como un ataque y replicaba con acritud por no entender, entre otras cosas, que, pese a ganar, haya quien piense que se puede ganar y jugar mejor. Él mismo vinculó ayer los conceptos espectáculo y asignatura pendiente. Y el gran beneficiado de esto no es sólo él, sino también el Sevilla.

  • 1