Deportes

Jiménez, los pros y los contras

Para el Sevilla la Liga ya ha acabado clasificatoriamente hablando y ahora salta al primer plano de la actualidad la figura de Manolo Jiménez. El club deberá refrendar o no su continuidad en los próximos días. Mientras tanto, hay argumentos para todos los gustos.

el 15 sep 2009 / 04:42 h.

Para el Sevilla la Liga ya ha acabado clasificatoriamente hablando y ahora salta al primer plano de la actualidad la figura de Manolo Jiménez. El club deberá refrendar o no su continuidad en los próximos días. Mientras tanto, hay argumentos para todos los gustos.

Es indiscutible que el entrenador de Arahal, si bien no ha llegado a alcanzar el objetivo de comienzos de la temporada, la Liga de Campeones, tampoco ha fracasado. Cogió al equipo tocado y prácticamente sin rumbo, en una discreta posición (11) en la tabla, y lo ha mejorado hasta colocarlo el quinto con el pasaporte para la Copa de la UEFA garantizado a falta de una jornada.

Sus números al frente del primer equipo son fiables, con un porcentaje de victorias mayor del 50% en la Liga (55% en total) y con una proyección de puntos que permitiría al Sevilla seguir peleando aún por la Liga de Campeones. Además, ha dirigido al equipo en 40 partidos, con un balance de 22 triunfos, 7 empates y 11 derrotas.

Pero más allá de las cifras también hay otros puntos en contra que no se detallan a la perfección en los guarismos. Como las oportunidades perdidas para dar caza a su rival en la lucha por la Liga de Campeones, el Atlético -sin ir más lejos los partidos ante el Almería y el de Murcia o las derrotas ante el Athletic y ante el Getafe-, porque con solo un punto más habría llegado a la última jornada con opciones. Además, al margen de la Liga están sus dos grandes borrones, la Copa y la eliminatoria de Liga de Campeones ante el Fenerbahçe. Sufrió el equipo nervionense ante el Denia y se quedó con la sensación de no haber hecho todo lo posible en octavos ante el Barcelona.

En cuanto al enfrentamiento contra los turcos, su manejo del banquillo fue nefasto y el equipo lo acabó acusando tanto en la ida como en el partido de vuelta en el Sánchez Pizjuán. Tampoco ha estado Jiménez avispado a la hora de controlar a sus jugadores. Algunas quejas y sus formas de subsanarlas le restaron credibilidad.

A día de hoy, a una jornada para el final de la Liga Jiménez está más cerca de quedarse que de irse. Si hubo momentos durante la temporada en los que casi llegó a estar sentenciado, la imagen en los últimos partidos del Sevilla ha variado los pareceres. A ello se le suma la falta de consenso en el club acerca de un posible sustituto -Marcelino, Quique, Valverde- por las características de cada uno.

  • 1