Local

Griñán convierte su despedida en una apuesta por la renovación en el PSOE

En un discurso cargado de mensajes a Rubalcaba, advierte de que su generación corre el riesgo de convertirse en “un tapón”.

el 23 nov 2013 / 14:01 h.

TAGS:

635208065749695581mJosé Antonio Griñán ha dicho hoy adiós a la secretaría general del PSOE andaluz con un discurso de despedida en el que ha brillado una palabra y una apuesta: renovación. Es inevitable que cada vez que el dirigente socialista hablaba de cambio y de dar un paso atrás se evocara al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Griñán, que recibió cientos de elogiosas palabras, aprovechó su última intervención como número uno de los socialistas andaluces para defender que su mayor logro ha sido abrir paso a la transición y al relevo generacional en el partido.

“Hace ya tiempo que en Andalucía estábamos obligados al cambio generacional. Desde 2010 os dije que la renovación iba a ser mi compromiso fundamental con el partido. Hay que propiciar que surjan nuevos liderazgos. No es una cuestión de edad, saber combinar equipos intergeneracionales y paritarios. Corríamos el riesgo de que mi generación política se convirtiera en un tapón para la siguiente”, ha defendido desde el atril del Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada, ante un auditorio con lleno completo y rebosante de eufóricos militantes. El expresidente andaluz defendió que en política es muy importante “saber medir los tiempos” y aseguró que “ninguna decisión es tan difícil como la de saber cuándo hay que abrir la puerta al relevo. “. En su relato, ha asegurado que los resultados electorales en Andalucía el pasado 25 de marzo, cuando el PSOE, pese a mantenerse en el poder cosechó su primera derrota en unas autonómicas, le obligó a abrir una reflexión autocrítica. “En ese momento consideramos mi equipo y yo que teníamos que asumir una triple responsabilidad: seguir gobernando, hacerlo en coalición con IU, rectificar y cortar la deriva de los malos resultados electorales”, ha contado al plenario. Su sucesión, añadió, comenzó a gestarla el pasado verano y para la elegida, Susana Díaz, no ahorró en elogios sobre su capacidad de liderazgo político. Ésa ha sido la tónica general de este primer tiempo en el congreso extraordinario que el PSOE andaluz celebra en Granada y que aupará esta tarde a Susana Díaz a la secretaría general. Lo definió bien el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que pronosticó que en este cónclave no va a haber emoción pero sí mucha expectación por Díaz. Para ella pidió un respaldo sin fisuras, incluso cuando lleguen las críticas más duras, “que llegarán”, auguró. “Con Susana empieza la recuperación”, dejó sentado. “El que vive en el pasado se perderá el futuro”, añadió en un mensaje que, de nuevo, muchos enfatizaron que debe extrapolarse al PSOE en Ferraz. De la actual ejecutiva federal tomó la palabra su vicesecretaria general, Elena Valenciano, que no dudó en admitir que desde Andalucía se está “gestando” el cambio del partido como ocurrió con Felipe González en 1982 y que agradeció la colaboración del PSOE andaluz. Se despidió como número dos del PSOE andaluz Mario Jiménez en su discurso en el que insistió en que este congreso representa “un cambio de ciclo” en el partido y en el que, con su particular estilo, se dedicó a dar estopa al Partido Popular en Andalucía, inmerso también en la designación de su candidato y el relevo de Juan Ignacio Zoido. “Vamos a cambiar al juez de la lengua larga y la toga corta por un gran humorista, a cuyo lado Eugenio es Chiquito de la Calzada. Parece que hay un rumor de que una vez que sonrío se hernió”, dijo en alusión a José Luis Sanz, con fama de político serio y reservado. Susana Díaz, con chaqueta de cuero roja y una sonrisa permanente y emocionada, asistía en primera fila a un congreso que está condenado a ser un escenario en el que apuntalar su imparable liderazgo político. Cualquiera que quiera tener algo que decir en el futuro del PSOE está en Granada. Entre los más aplaudidos cuando las cámaras los enfocaron, Carme Chacón y Eduardo Madina. Al final de su intervención, Griñán dio un consejo: “No os dejéis llevar por la corrección política. Incansables, indomables, jamás deis una batalla por pérdida”. Y cerró con una frase que simboliza esta nueva etapa de unidad en el PSOE andaluz: “A los que habéis sido críticos con mi gestión, con quiénes a veces he sido injusto, pido perdón”.

  • 1