Deportes

Jiménez por fin toma partido en su debate

El técnico sevillista reconoció ayer que con el calendario que tiene el Sevilla, tan cargado de partidos, resulta difícil divertir a la gente, es decir, hacer buen fútbol. O lo que es lo mismo, que cuando priman los objetivos el cauce que utiliza para alcanzarlos no es el del juego preciosista. Por fin lo soltó, por fin, y no ha pasado nada.

el 14 feb 2010 / 22:07 h.

Por fin. Entre tantas comparecencias públicas, entre tantos discursos arquetípicos, entre tantas y tantas divergencias entre Jiménez y el mundo (“Saldremos a ganar en Getafe”, “En el partido de ida el Getafe apenas tuvo ocasiones”), por fin el técnico sevillista asumió ayer con naturalidad el debate del que es protagonista indiscutible. Admitió el técnico de Arahal que con tantos partidos, con tantas competiciones y con un calendario tan cargado “es difícil divertir a la gente”. Por fin. Puede que haya entendido igualmente el debate que provoca.

Porque el Sevilla, cierto que en la vorágine de dos partidos por semana desde comienzos de año, hace tiempo que no divierte a su afición, aunque los resultados lleguen. Le cuesta hacerlo, al menos desde comienzos de temporada, y he ahí el debate. En los dos primeros meses de competición Manolo Jiménez convencía a partidarios y a detractores, el equipo ganaba y jugaba bien, el técnico manejaba bien la plantilla e iba sacando adelante la campaña de forma acertada y loable. Pero ahora sólo valen los resultados.

Y si es imposible mantener ese nivel del comienzo de la temporada, porque realmente es difícil, y más con tantos partidos y con tantas lesiones –a ver cuándo alguien asume la responsabilidad–, ¿no será mejor asumirlo con naturalidad? ¿reconocer que en ciertas fases de la temporada el equipo no da para más, para jugar bien, y que lo que debe primar es el resultado? ¿sigue siendo necesario mantener discursos divergentes, irreales, confusos?

Ante Osasuna el Sevilla volvió a ganar, que es lo importante. Ahora toca coger fuerzas. En una semana vuelve a apretarse el calendario y se presentará el que, hasta mayo, será el gran reto de la campaña, la Liga de Campeones. Ante el CSKA tiene Jiménez otro examen, sí, otro más. Y cuando tiene exámenes está claro que la diversión (jugar bien) no es lo que más le preocupa.

  • 1