Deportes

Jiménez: "Quien apartó a Antonio Álvarez del puesto de segundo fue Del Nido"

El ex técnico del Sevilla rompe su silencio deseando lo mejor a su sucesor en el cargo y recordando la situación en que dejó al equipo.

el 08 abr 2010 / 17:47 h.

Jiménez, con un gesto expresivo.

Manolo Jiménez ha roto su silencio. Y lo ha hecho en Los desayunos de Eurosport. El ex técnico del Sevilla se ha referido a su relación con Antonio Álvarez asegurando que quien le apartó del puesto de segundo entrenador fue José María del Nido, "y tenía sus motivos". "Últimamente es cierto que no he tenido mucha relación con Antonio, pero hemos sido muy amigos. La decisión de dejar de ser segundo me la quieren achacar a mí. Quería que siguiese siéndolo, pero quien le apartó fue el presidente y éste tenía sus motivos", explica.

"No quiero que esa decisión me la achaquen a mí. Me gustaría que fueran honestos y reconocieran que la decisión no fue mía. Antonio es muy buena persona y le deseo lo mejor. Quizá vieran en Jiménez a la persona más débil del Sevilla, pero lo que es cierto es que las muestras de apoyo ganan por goleada", añade, sin rehusar a hablar del presidente. "Le respeto como quiero que me respeten a mí. No puedo estar dolido con estas personas que han decidido en un momento puntual mi destitución", señala.

SUS MÉRITOS. Con todo, Jiménez recuerda la situación en que dejó al equipo: "He salido del Sevilla a dos puntos de la Champions, después de haber estado todo el año entre los cuatro primeros y con la final de Copa por disputar. Es esto lo que hace que sea un poco doloroso. He sido el único entrenador destituido estando vivo en las competiciones en las que estábamos, pero el fútbol es así. Al principio me chocó, pero me reitero en decir que estoy agradecido a todo el mundo".

LA PRESIÓN. También habla de la presión que vivió durante su etapa: "Ha existido. Cogí al Sevilla en duodécima posición, después de dejar cuarto en Segunda al filial, del que me hice cargo en Tercera. Cuando llegué al primer equipo estaba cabizbajo por lo que aconteció y terminamos empatados con el cuarto al final de la temporada. Vuelvo a renovar y otra vez lo mismo en Champions y este año meto al equipo en la final de la Copa. Siempre con el debate local del entrenador. Es esto lo que me ha hecho crecer porque he tenido que manejarme en ruedas de prensa de máxima exigencia, como pueden ser las del Madrid o Barcelona pero sin serlo".

GRANDE PERO CON MATICES. Jiménez tiene muy clara cuál es la verdadera dimensión del Sevilla. "Es un grande, pero no como el Madrid o el Barcelona. En ese sentido, me he curtido y lo que me da pena es que, a personas que me quieren, les haya salpicado esa corriente que se creó", lamenta.

Igualmente, destaca las muestras de apoyo que ha recibido después de su marcha. "Ahora que estoy fuera dicen que el 70% de la afición se ha manifestado en contra de mi destitución. Siempre se sabe que en una masa de gente se escucha más al escandaloso que al que va a ver el fútbol nada más", argumenta.

UNA ESPINA CLAVADA. En relación a todo esto, dice: "La espinita que me queda es no haber podido levantar el título de Copa que se puede ganar. Lo ganas todo y si ganas la final y pasas a la historia, no vas a estar tú. Eso me duele muchísimo", afirma.

  • 1