Deportes

Jiménez sueña con Moscú

Manolo Jiménez disfruta de sus vacaciones navideñas, pero con uno ojo puesto en el Sevilla y en la competición que se retoma en 2008, un año para el que tiene grandes ilusiones, todas relacionadas con la Liga de Campeones.

el 14 sep 2009 / 21:58 h.

Manolo Jiménez disfruta de sus vacaciones navideñas, pero con uno ojo puesto en el Sevilla y en la competición que se retoma en 2008, un año para el que tiene grandes ilusiones, todas relacionadas con la Liga de Campeones.

Porque el entrenador del Sevilla ha querido pedir un deseo para el nuevo año, y ha mirado a lo más alto. "Deseo salud y felicidad, como todos. Ojalá que el Sevilla sea muy ambicioso y que se sitúe en puestos de Liga de Campeones y otro sueño es, y sólo lo comentaré una vez porque siempre hablo de ir partido a partido, llegar a la final de Moscú", señaló el entrenador en los medios oficiales de la entidad. Claro que, para cumplir esos dos sueños, el Sevilla debe ganar en regularidad y equiparar el nivel de la Liga al de la Champions: "La brillantez de la Champions no concuerda con la Liga, pero ante el Racing encadenamos cinco partidos sin conocer la derrota. Las circunstancias han marcado mucho al Sevilla en este primer tramo de la temporada con lesiones, balones a los palos, los partidos de su vida de algunos porteros...", explicó.

dos meses. Jiménez tomó las riendas del Sevilla el 26 de octubre, una vez consumada la marcha de Juande Ramos al Tottenham. Entonces el equipo ocupaba el puesto número 13, ahora está octavo, pero con una "asignatura pendiente, colocarse arriba". "Lo cogí el trece, pero en Champions con un tres de tres terminó líder. Y en Liga hemos subido al octavo puesto, pero nos corresponde estar mucho más arriba y colocarse entre los grandes".

Ahora, una vez aparcada la Liga de Campeones, al técnico se le presenta un nuevo reto, "repetir éxito también en la Copa del Rey y tenemos que eliminar al Denia, del que nadie está hablando".

Una vez comentada la situación actual del Sevilla, se detuvo el entrenador en los casos de varios jugadores concretos, como "la recuperación del mejor Navas, el provecho de la aportación de Maresca, etc, y aún quedan por verse a Koné y a Tom de Mul".

Pero más atención le dedicó a otros casos concretos, como el de Mosquera: "Mosquera pasó momentos malos y no tuvo tiempo de trabajar con el equipo. Juande se vio obligado a poner una defensa poco habitual y el bloque tipo no se veía y se improvisaba. En el momento en el que Mosquera, que no tuvo suerte con algunos fallos, cogió confianza muestra un nivel muy bueno e irá a más". Igualmente, mostró su confianza en Chevantón, "al que muchos técnicos habían visto porque era bueno. Sus condiciones están ahí. Puede aportar cosas".

Por último, subrayó el peso de Escudé, un jugador "importantísimo". "Es diferente: manda, ordena la defensa, juega el balón y con lo que ya había le ha dado más consistencia al Sevilla, que sigue creciendo". Y también elogió a Crespo, que para "muchos fue una apuesta arriesgada. Le han ido las cosas bien, pese a las desgracias de las lesiones".

  • 1