Deportes

Jiménez vs Manzano: duelo en el fortín del Mallorca pensando en la Champions

Sevilla y Mallorca miden sus fuerzas esta noche en un duelo donde sus técnicos serán protagonistas y estará en juego el cuarto puesto de la clasificación.

el 19 feb 2010 / 13:00 h.

Manolo Jiménez y Gregorio Manzano se han convertido en los dos grandes protagonistas del choque entre Sevilla y Mallorca, con un puesto en zona de Liga de Campeones en disputa y a sólo cuatro días de abrir el fuego frente al CSKA de Moscú. Ni la clasificación para la final de Copa ni el hecho de escalar al cuarto puesto de la tabla tras la victoria ante Osasuna han servido para poner fin -o al menos eclipsar- el debate sobre la capacidad de Jiménez como máximo responsable del equipo. José María del Nido ha dicho que el futuro del técnico se abordará a final de temporada, algo que ya esbozó el propio Jiménez, y esto, unido al clima de división que se respira, mantiene la incertidumbre. Por si fuera poco, hoy se ve las caras con el Mallorca, cuyo entrenador, Manzano, aparece entre sus posibles sustitutos en caso de irse del Sevilla.

El duelo de banquillos se ha convertido en un aliciente más de un partido que ya de por sí tiene muchos. La de esta noche será la sexta vez que Jiménez y Manzano se enfrentan. Hasta la fecha, el balance sonríe al de Arahal: tres victorias, un empate y una sola derrota, siempre en duelos entre nervionenses y baleares. Qué duda cabe de que, tal como han discurrido las horas previas al choque, ganar al homólogo representaría una pequeña victoria a título personal.

En cualquier caso, el partido no sólo tiene esa lectura. Quien gane dará un paso importante dentro de la lucha por alcanzar una plaza en la Liga de Campeones a final de temporada. Sólo dos puntos separan en estos momentos a Sevilla y Mallorca. Si los nervionenses fuesen capaces de salir victoriosos, dejarían descolgado a este duro rival y, además, meterían presión al Valencia. La victoria, de hecho, situaría al equipo de Jiménez a sólo un punto del conjunto che, que mañana recibe la nada fácil visita del Getafe. En definitiva: una jornada que puede ser redonda.

EN EL CAMPO MÁS ROCOSO DE EUROPA. La misión, sin embargo, tiene su miga. El tradicionalmente desangelado Ono Estadi se ha convertido esta temporada en una fortaleza inexpugnable de la que nadie ha logrado sacar siquiera un punto. Los números lo dicen todo: diez partidos, diez victorias del Mallorca. Además, el balance goleador no se queda atrás: 25 tantos a favor y sólo tres en contra (Getafe, Almería y Zaragoza). Gracias a este bagaje, el Mallorca es el equipo menos goleado de Europa en su estadio dentro de las grandes ligas. Ni el Real Madrid, el otro conjunto español que lo ha ganado todo en casa, puede discutir su fortaleza, ya que ha encajado seis goles, por siete del Barcelona, equipo éste de similar rendimiento pero que en su día cedió un empate.

Mientras Manzano sigue defendiendo la permanencia como principal objetivo, ha logrado hacer del Ono Estadi el trampolín perfecto para tener al Mallorca luchando en estos momentos por una plaza en la Liga de Campeones. El problema es su rendimiento lejos de su feudo: una sola victoria y cuatro empates -hasta siete derrotas- en doce partidos como visitante.

LAUTARO ACOSTA, EN LA EXPEDICIÓN. En el Sevilla, la principal incógnita es saber el rendimiento que dará en un campo como el Ono Estadi a cuatro días de iniciar su asalto a los cuartos de final de la Champions. El partido de Moscú está en la mente de todos y esto puede ser un hándicap, aunque Jiménez ha mentalizado a los suyos de la trascendencia que tiene también el choque de esta noche. Por primera vez en lo que va de temporada no hay un solo jugador del filial en la expedición, cuya principal novedad es el regreso de Lautaro Acosta tras casi cinco meses en el dique seco. No está, por el contrario, Frederic Kanouté, cuyos problemas musculares le han impedido viajar.

Dada la inminencia del duelo contra el CSKA, habrá que ver si Jiménez opta por reservar a algún futbolista de los habituales en sus onces o, finalmente, saca lo mejor que tiene. Con todo, la recuperación de jugadores como Fazio o Drago abre el abanico de posibilidades. Lo que sí parece claro es que no se verá un Sevilla como el de su última salida liguera (Zaragoza). Las lecciones extraidas de aquella derrota y la posterior de Getafe deben servir de algo.

  • 1