Deportes

Jiménez y sus luces en Liga

El Athletic propició la eliminación del Sevilla en la Copa y originó una crisis de identidad en el conjunto de Manolo Jiménez. Sin embargo, el arahalense regresa a la Liga, su torneo talismán y en el que firma el tercer mejor promedio en la historia de la entidad en la jornada 25.

el 15 sep 2009 / 23:38 h.

El Athletic propició la eliminación del Sevilla en la Copa y originó una crisis de identidad en el conjunto de Manolo Jiménez. Sin embargo, el arahalense regresa a la Liga, su torneo talismán y en el que firma el tercer mejor promedio en la historia de la entidad en la jornada 25.

El Sevilla regresa a la Liga tras su pesadilla en la Copa del Rey. El técnico del conjunto de Nervión, Manolo Jiménez, tratará de prolongar su idilio con una competición en la que firma el tercer mejor promedio en la historia de la entidad en la jornada 25. Concretamente, sólo el histórico Ramón Encinas, que alzó el título de Liga en 1946, y Juande Ramos sellaron en sus etapas unos números aún más brillantes.

El plantel que adiestra Manolo Jiménez, eliminado de la Copa y la UEFA, acumula un total de 47 puntos, unas cifras que en la jornada 25 fueron aún más notables sólo en dos precedentes ligueros. En la temporada 45-46, el plantel que entonces dirigía Ramón Encinas hubiera sumado 49 puntos en el supuesto de que el triunfo reportase tres a la clasificación de los equipos. En aquella edición de Liga, el conjunto de Nervión había engrosado su casillero con 35 puntos reales, repartidos en 14 triunfos, 7 empates y 4 derrotas.

En el balance goleador, aquel cuadro de los Araujo, Arza o Alconero consiguió celebrar 52 y encajó 36. En aquella edición, el Sevilla fue finalmente campeón, gracias a sus 36 puntos, logrando sólo uno más que el Barcelona, segundo, y tres más que su último verdugo en Copa, el Athletic.

En el ejercicio 50-51, y con Guillermo Campanal en el banquillo, el escuadrón blanquirrojo se alzó con 32 puntos -47 con el reparto actual de tres puntos por victoria- en 25 jornadas, balance que firma actualmente el propio Jiménez. En aquella edición, el Sevilla logró 15 triunfos, uno más que en 1946, 2 empates y 8 derrotas. En el capítulo anotador celebró 70 tantos, mientras que encajó un total de 40. En la jornada 25, los hispalenses se habían instalado en la segunda posición, un privilegio que conservaron gracias a sus 38 puntos finales y pese al asedio del Valencia. El campeón fue el Atlético de Madrid.

La sombra de Juande. En la campaña 56-57, y siempre concediendo tres puntos al triunfo y uno al empate, el Sevilla hubiera sumado 46, el quinto mejor registro de la historia del club datado en la jornada 25. Tras tres décadas en las que el equipo apenas se instaló en las posiciones de cabeza, el plantel nervionense recuperó el pulso de la zona alta en la campaña 2006-07, cuando firmó el epílogo de la jornada 25 como líder y con 50 puntos en su clasificación, estadísticamente el mejor coeficiente de la entidad en Primera División. Aquel conjunto, a las órdenes del manchego Juande Ramos, promediaba 2 puntos por encuentro, la media inglesa que debe sellar el pasaporte al título.

En el actual episodio liguero, los discípulos de Manolo Jiménez suman 47 puntos, repartidos en 14 victorias -una menos que en 2007-, 5 empates y 6 derrotas. Con esas cifras, el Sevilla es tercero en la tabla clasificatoria, ha celebrado 34 goles -diez menos que durante la etapa de Juande Ramos- y ha encajado 22 dianas, en la actual campaña la cifra más brillante de Primera.

  • 1