Deportes

Joan Laporta, en la encrucijada

Por su dialéctica actual, a nadie se le escapa que el presidente del Barça en nada se parece a aquel que se aupó a lo más alto, cuando encantó a los socios con su forma de ver el barcelonismo.
(Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 02:52 h.

Analizando su dialéctica actual, a nadie se le escapa que el actual presidente del Barça en nada se parece a aquel abogado que se aupó a lo más alto en 2003, cuando encantó a los socios con su clarividencia, sus formas y su manera de entender la situación del barcelonismo.

Laporta ha perdido el 'oremus', ha decidido cambiar de tercio y pasar el ataque. Como hizo José Luis Núñez en el pasado, Laporta ha señalado a los medios de comunicación, ve enemigos por todos los lados y se ha dejado llevar por el discurso fácil y populista para arengar a las masas, en esta ocasión las peñas barcelonistas reunidas en un encuentro mundial en L'Hospitalet.

De la perorata del presidente a los pañuelos en la grada transcurrieron sólo unas pocas horas, en las que el barcelonismo parece haber dicho basta en una temporada que ha heredado muchos 'tics' del pasado.

De situar a Rijkaard en el punto de mira, se ha pasado a tener a Ronaldinho como excusa de los males del equipo, pero ahora el centro de atención se ha desviado hacia Laporta, en un curioso efecto dominó que ya ha salpicado a todos los actores del barcelonismo.

La afición se siente descolocada ante la falta de acción y de decisión de la directiva de Laporta, la misma que prometió poner fin a la "autocomplacencia" de la plantilla la temporada pasada, que acabó sin un solo título que llevarse a la boca a pesar de la innegable calidad de la misma, unos aficionados que temen que esta temporada pueden repetirse los fracasos del año pasado.

En el fondo, Laporta vive ahora agarrado a la posibilidad de la Copa de Europa, una repetición de lo vivido en el pasado con las eliminatorias europeas ante el Real Madrid (2001-02) y la Juventus (2002-2003), aunque entonces la crisis institucional con Joan Gaspart y Enric Reyna y el posicionamiento global del club no tenían nada que ver con el Barça actual.

Las formas, uno de los mejores argumentos del Laporta candidato, emprendedor y con buena imagen; parecen haber abandonado al presidente. Laporta extremó su discurso hasta el punto de distinguir entre afectos y desafectos al régimen, previno a los socios contra "los embaucadores y los hipócritas" e incluso se atrevió a dar un consejo: "No podemos pegarnos tiros y hacer el juego a quienes nos quieren mal".

En el fondo, si el presidente del Barça pasa al ataque es porque ofrece síntomas de debilidad. Sabe que difícilmente el barcelonismo puede soportar un segundo año en blanco y menos aún si mira la relación de futbolistas que tiene en nómina. El Laporta presidente del Barça cada vez se parece menos al Laporta 'Elefant Blau' y más al presidente que censuró en el pasado, Josep Lluís Núñez. El nuevo presidente del Barça se encuentra en una encrucijada: ha llegado el momento de tomar decisiones.

Criticas de Minguella. Josep Maria Minguella, ex candidato a la presidencia, también cree que en L'Hospitalet se vio "al verdadero Laporta, la persona incontrolable que se baja los pantalones y entra en el club abriendo las puertas a patadas y chillando".

Minguella considera que Laporta actuó "al estilo de otros presidentes", es decir, "acusando de no barcelonistas a los que no estamos de acuerdo con él". El ex agente de futbolistas le consta que hay directivos que "están abochornados y que no comparten esta forma de actuar" y vaticinó, una vez más, que tendrá una "salida traumática" del club.

  • 1