Cultura

Joan Margarit: "Los catalanes seremos siempre pobres con esta España"

el 06 ago 2010 / 20:00 h.

-->--> -->

-¿Es cierto eso de que la patria del escritor es la lengua?

 -Es su supervivencia, sobre todo en poesía. Como sabes, yo me traduzco a mí mismo al castellano, pero lo que sale de la traducción es ya otro poema. Hay una cosa que los de habla castellana, por lo general, no entienden. Existen dos Españas, la chocarrera del puro en los toros, la del artículo constitucional que dice que el ejército está para salvaguardar la unidad de la patria, la de los golpes de Estado que lo primero que han hecho siempre, ¡lo primero, antes de tomar la radio! ha sido prohibir el catalán... Esta España no ha entendido nunca que lo que es para ellos su lengua castellana, también es para los demás la otra lengua. La crueldad de impedir a una persona hablar su lengua, ser juzgada en su lengua, no la han entendido nunca. Cuando yo tenía cuatro años, esa España me decía "habla en cristiano". Por eso tampoco entiende que queramos abolir los toros, que queramos oponernos al Tribunal Constitucional...

 

-¿De entonces viene el origen de la tensión actual?

 

-Las cosas se olvidan, pero quedan posos. Mi abuela al retrete le llamaba Felipe V, y no sabía leer, pero sabía quién era Felipe V. Y sabía lo que era un borbón. Ahora es un momento de cambio del mundo importante. Este empeño del Estado español de decir todos los días que Cataluña no es Kosovo, ¿quién lo ha preguntado? ¡Claro que no es Kosovo! Ni Inglaterra, ni Suiza. Es Cataluña. Lo que puede ser es que el problema que tiene es como el de Kosovo. Seguro que sí. España, si hubiera ganado la República, no habría sido Francia, hubiera sido Yugoslavia...

 

-Y tal vez sin un Tito...

 

-Peor, seguramente. El catalán es pacífico, no ha tenido ejército desde no sé cuándo, desde que iban a Sicilia, a Italia... Por ser así, la Historia le ha ido a la contra. Otro tanto ha sucedido con vosotros, los andaluces, pero os habéis adaptado mejor. Allí hubo el lío entre árabes y los señoritos de Castilla que se apoderaron del capital; aquí no ha ocurrido tanto, se ha mantenido la diferencia, y en la unión que en principio fue pacífica, del reino catalán, aragonés y castellano, Castilla ha hecho de Serbia. Era guerrera, no podía ser otra cosa, y dominó a la periferia. Mientras el poder militar fue determinante, siguió haciendo lo que más o menos quería. Pero todo esto está cambiando. El mundo occidental está en un momento donde ya no se pueden hacer las barbaridades que se hacían. La información es tan importante que no hay político que no le tema a lo que dirán de él.

 

-¿A qué se refiere?

 

-Nadie está dispuesto a que se apedree a un tipo por ser homosexual, a que la legislación no contemple el aborto... La libertad al final ha cuajado. Y en este ambiente, decir que el ejército está para garantizar la unidad de la patria, cuando ves alrededor los ejemplos de Escocia, de Bélgica, y la sangre nunca llega al río; en un momento donde lo que importa son otras cosas, y no los ejércitos, esa cláusula de la Constitución hace mear de risa. Demuestra que el Estado español responde al peor modelo unamuniano, "que inventen ellos". Y las naciones que funcionarán serán las creativas, las que sean competitivas, las que estén arriba del ránking de la inteligencia, no del ejército.

 

-¿Y Cataluña quiere estar ahí?

 

-Verás, está apareciendo un independentismo que reúne a más de un millón de personas en una manifestación, que está uniendo a gente de habla catalana y gente que no habla catalán.... Y partidos tradicionalmente independentistas, como Esquerra Republicana están bajando. ¿Cómo lees esto? Que el grito de la independencia nunca ha sido tan público, tan notorio como ahora, y ERC está bajando. Aquí se empieza a sospechar que como nación independiente viviremos mejor que como autonomía española. Amigo, y cuando empieza a suceder esto cambian muchas cosas. Y el otro sigue yendo a los toros con el puro y te dice que te va a gobernar desde el Constitucional. Están pasando cosas, y espero que pasen más de una puñetera vez. A ver si antes de morirme puedo ver al tío del puro fuera de mi casa. Entendiendo por mi casa la casa de todos, ¿eh?, porque fronteras no va a volver a haber.

 

-¿Se atrevería a hacer un pronóstico de cómo se desarrollarán los acontecimientos?

-Si las cosas no van así, es que habremos perecido. Seremos la cola del mundo que viene. Es la única salida si queremos contar para algo, Cataluña tiene que ser Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Escocia. No puede ser otra cosa. E insisto, basta de fronteras...

 

-¿Cómo ser Suiza o Luxemburgo sin fronteras?

-Siendo Europa. ¿Qué cambia para Europa el hecho de que, de una puñetera vez, me juzguen en catalán? Es más libertad.

 

-¿Hasta qué punto la tensión está en la calle, o es un juego de los políticos?

 

-No, me temo que los políticos no están a la altura, ni en España ni en Cataluña. Van a ser sobrepasados por la realidad. No soy pitoniso, pero seguro que los políticos dirigen como en la metáfora del elefante: el tío que va encima del elefante y hace ver que él lo guía. El político va encima de la realidad y dice "yo soy el guía". Pero el elefante va adonde quiere.

 

-Preguntaba de qué manera se manifiesta esa voluntad entre la gente.

 

-Bueno, esta misma manifestación nos sorprendió a todos. Que en un día de julio, en plena canícula, haya tanta gente dispuesta a salir y hacerse oír, es muy importante. En este momento, las encuestas están dando, entre independentismo o federalismo más extremo, el 70 por ciento. La gente está hasta los huevos de que la dirijan. No hay tanta gente independentista en el sentido tradicional, no están arrobados por la Virgen de Montserrat y los segadors, hay más cosas. Nunca vi tan involucradas en un movimiento de este tipo, por ejemplo, a las fuerzas económicas. Y estos no están por los segadors. Es que con esta España no vamos a ningún sitio. No nos la quitamos de encima ni con izquierdas ni derechas: con ella seremos pobres siempre.

 

-¿Pobreza espiritual?

 

-Sí, y material también. Por eso hay tanta gente metida en el ajo. Si el partido independentista es sólo espiritual, se va al carajo, como ERC. Algo está cambiando muy a fondo.

  • 1