Local

Joaquín Castillo: "El río Guadalquivir tendrá más vida si al final la gente puede bañarse en él"

Volcado en la construcción de los parques de ribera que escoltarán al río, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir defiende que se haga el dragado si no afecta al cultivo del arroz y resalta el trabajo hecho en un río que, en general, ahora está «limpio»

el 13 mar 2011 / 19:20 h.

TAGS:

-¿Comparte la opinión del informe científico que se ha hecho con motivo del dragado, que asegura que el estado del Guadalquivir es muy malo?
-El informe de los expertos dice que es necesario mantener la morfología, la dinámica y la biodiversidad del río, pero el dragado es importante para Sevilla desde el punto de vista económico. Hay que dragar siempre que se mejore el estuario y que se mantengan las condiciones socioeconómicas del río, sobre todo el cultivo del arroz, que es un bien que tiene esta provincia desde hace muchísimos años.

-¿Tan mal está el río?
-Las condiciones no son buenas, sobre todo desde la perspectiva de la biodiversidad, pero se ha mejorado muchísimo al solucionarse la cuestión de la contaminación por los vertidos vinculados a la extracción de aceite de oliva y al aderezo de aceituna. Eso está ya superado, pero además el plan de depuración de residuos de los municipios ha dado un avance tremendo, la calidad de nuestras aguas poco a poco va mejorando. En general, el Guadalquivir es un río limpio.

-¿Tanto como para ubicar zonas de baño, como ya ha propuesto algún partido político?
-Bueno, tanto como eso no tengo datos, imagino que cuando se dice es porque se habrán analizado las aguas y se habrá determinado que puede hacerse. Habrá que analizar, cualquier administración no autorizará el baño si no ha hecho antes un análisis exhaustivo.

-¿Cree que el Guadalquivir se aprovecha poco?
-El río debería tener más vida, hay que sacarle más partido, y eso que el Ayuntamiento ha hecho una gran mejora de todo lo que son los parques anexos a la ribera. Pero como se ha vivido tantos años de espaldas al río, el ciudadano se tiene que concienciar en vivirlo, muchas veces en vez de salir en desbandada por ahí a otro sitio podría disfrutar del conjunto de parques que tiene ahora la ciudad. En general, Sevilla debe vivir más con su río y disfrutarlo más.

-¿Cuándo se abrirán los parques fluviales que están todavía en obras?
-El de San Jerónimo está a punto de acabarse y al del Charco de la Pava le falta todavía un poco, debe de estar para el verano. Eso sí, el que más nos gusta por lo que supone desde una perspectiva social es del antiguo cauce del Guadaíra, junto al Polígono Sur, un parque de 60 hectáreas que costará 25 millones de euros, va a ser una actuación tremenda para la zona. Estaba un poco atrancado tras un primer proyecto que decayó, pero ahora ya se ha licitado y para julio empezarán las obras.

-¿Se va a tomar algún tipo de medida distinta, sobre todo en seguridad?
-Queremos que sea un parque de uso, con bastante arbolado, láminas de agua, paseos en bicicleta... Pero lo importante de los parques no es la vigilancia, sino cómo la gente los toma como suyos. Queremos implicar a la ciudadanía de la zona en la importancia del parque, del esfuerzo que significa. Porque es un parque que va a mejorar las condiciones de vida del ciudadano que vive allí, que va a elevar el nivel de una zona que es negativamente histórica.

-¿Y el de los Jardines del Guadalquivir en la Cartuja cuándo se va a abrir de una vez?
-Ese también está terminado y se abrirá ahora en marzo. Por cierto que ha quedado muy bonito después de las actuaciones que hemos hecho, porque se degradó después de la Expo como se degradan los parques si se olvidan. El problema de los parques es que no se pueden olvidar, cuando se hacen hay que estar continuamente manteniéndolos e implicando a la ciudadanía.

-Por otra parte, con el Plan Hidrológico, ¿el Guadalquivir qué quiere ser de mayor?
-Pues tener una calidad excelente en sus aguas e intentar ajustar la demanda a la oferta, porque la cuenca del Guadalquivir es deficitaria históricamente, hay que reducir aquellos gastos de agua que puedan ser más o menos superfluos. Uno de los elementos fundamentales es el regadío, que es el máximo consumidor de agua pero hay que reconocer que ha hecho una función social magnífica en el territorio, es uno de los elementos que ha hecho que la población no se haya ido de los pueblos. Por otro lado, el consumo humano es el más importante, aunque cada vez hay más demanda de agua industrial, y también hay que mantener los caudales ecológicos, que ahora es lo más importante por detrás del consumo humano.

-¿Hay margen para aprovechar más los recursos del río?
-Creo que se le puede sacar muchísimo más partido, tiene que dar mucho más desde el punto de vista económico-cultural y del uso recreativo, todavía da poco. Si entre todos somos capaces de que las condiciones mejoren tanto que la gente se pueda bañar... El río tendrá más vida si al final la gente puede bañarse en él, porque podría haber playas fluviales, hotelitos de río... El problema es que también dependemos mucho de la situación climatológica: hay épocas boyantes como la que tenemos ahora y épocas de sequía que vendrán. Porque llevamos un año muy bueno y parece que nadie se acuerda de las sequías, pero hace unos años hubo una que hasta se secaban las encinas, aquello parecía el fin del mundo. Y hasta se bebió agua del río, que se podía beber pero no era de una calidad suficientemente aceptable.

-Al margen de Melonares, ¿haría falta algún embalse más para abastecer a Sevilla?
-Con Melonares va sobrado, es la salvaguarda para que Sevilla no tenga más problemas de agua.

  • 1