Local

Jornada victoriosa

El de Valencia ha sido el mejor partido del Sevilla en la era Manzano.

el 21 mar 2011 / 07:12 h.

TAGS:

Hace algo más de un mes entrábamos en disquisiciones sobre las rachas que los equipos sevillanos tienen en resultados, ya sean positivos o negativos, dependiendo de la dinámica que recoge muchos factores futbolísticos que son difícilmente cuantificables. Las derrotas del Betis consecutivas se decían que desaparecerían cuando el equipo entrase en dinámica ganadora. Ya ha llegado y el partido del Salamanca es una buena prueba.  

Jugando mal. Fallando Emana, ausente del juego siendo prioritario su concurso, un lanzamiento de penalti con empate a cero. Y hasta favoreciendo una acción arbitral en el descuento, con eso tan redicho de que al final los aciertos y fallos arbitrales se compensan en la balanza, el Betis logra 3 puntos fundamentales para colocarse como líder e ir el domingo a Vallecas a jugar un partido que le debe dar mucho más que restar dependiendo, como todo en fútbol, del resultado. La dinámica ganadora le ha dado al Real Betis una dimensión que hace un mes era pura desolación y nervios. La serenidad, virtud que en el fútbol escasea mucho, es uno de esos factores que suman y que no se ven en la llamada dinámica ganadora que puede cambiar los conceptos de juego y resultados de un equipo de fútbol.

Fin de fiesta. Terminaron las Fallas y en el día de la resaca explotó una mascletá en Mestalla. Había ganado minutos antes del comienzo el Villarreal en Bilbao y atacaba la tercera posición que ocupaba el Valencia. El Sevilla no quería bajo ningún concepto quedar en la recta final sólo como un convidado de piedra. Necesitaba ganar para tener esperanzas y, al menos, una plaza asegurada en la Europa League. Lo hizo y redondeó un magnífico partido, quizás el mejor de la era Manzano. Jugó con el dibujo táctico con el que mejor resultado le da. Sin miedos ni precauciones.

Ganó y convenció como pocas veces esta temporada en un partido con muchísimas alternativas y ocasiones de gol y con un Javi Varas sensacional bajo los palos. Muchos se preguntarán por qué no se ha jugado antes de forma continuada con este mismo patrón de juego y se han dilapidado jornadas con probaturas y cambios que a nada han conducido. El fútbol no es lo que aficionados o periodistas creemos. Los que mandan y lo ejecutan, muchísimas veces lo hacen demasiado difícil para que lo entendamos los comunes mortales.

  • 1