Local

José Bretón está dispuesto a un careo con su mujer

Su defensa pedirá la libertad la próxima semana

el 24 may 2012 / 10:26 h.

TAGS:

José Bretón, el padre de los dos niños desaparecidos en Córdoba  hace cerca de ocho meses, está dispuesto a un careo con su mujer,  Ruth Ortiz, dentro de la instrucción del caso, mientras que el  abogado de la defensa, José María Sánchez de Puerta, pedirá de nuevo  la próxima semana la libertad para su cliente después de presentar en  el Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba la prueba del  contraperitaje para defender que Ruth y José llegaron al Parque Cruz  Conde de la capital cordobesa la tarde del 8 de octubre de 2011.

Así lo ha manifestado el letrado este jueves al salir del Centro  Penitenciario de Alcolea, en el que se encuentra interno Bretón desde  el 21 de octubre procesado por la presunta comisión de dos delitos de  detención ilegal, en la modalidad cualificada de menores y con la  agravante de parentesco, y por simulación de delito.

En esta visita el abogado y su patrocinado han analizado el auto  de procesamiento emitido por el juez José Luis Rodríguez Lainz y que  insiste en que "punto por punto son suposiciones que siguen sin tener  valor probatorio alguno en el derecho penal", de hecho, en algunas  partes del auto el magistrado "dice que están muertos" y en otras  partes que "están vivos", por tanto "ni el juez tiene claro" los  hechos.

En relación con el careo, Sánchez de Puerta destaca que "Bretón no  tiene problema ninguno" tanto si es con su mujer como con el primo de  la mujer, Juan David, amigo de Bretón, dado que "él --Bretón-- se  está sometiendo a todas y cada una de las pruebas que se le han  practicado", de manera que "si el juez lo considera oportuno se  efectuaría", aunque, tal y como advierte el letrado, "procesalmente  es una figura muy extraña", teniendo en cuenta que "son pruebas que  se deben practicar antes de dictar el auto de procesamiento y no  después".

En este sentido, reprocha que el juez haya dictado dicho auto sin  esperar al contrainforme a la prueba de la Universidad de Valencia  que avala "al 98 por ciento" que Ruth y José no llegaron al Parque  Cruz Conde, el cual espera presentar la próxima semana en el juzgado  y tras ello pedir de nuevo la libertad de su cliente.

No haber esperado al documento indica, a su juicio, que "las  alegaciones de la defensa no tienen la consideración que se  solicita", porque "si es contundente el contrainforme contra la  prueba, que es la base para creer que los niños no llegaron al  parque, se deberían haber esperado, ver el contrainforme y en  consecuencia de ello haber actuado". Por tanto, "si no se ha hecho es  porque las consideraciones de la defensa no tienen la valoración que  siempre he pedido en el procedimiento", aún así manifiesta que no le  coge de "sorpresa".

Asimismo, le "extraña mucho que después de un auto de  procesamiento se sigan practicando pruebas" y se pregunta si es "en  función a que puedan surgir nuevas pruebas o apoyar las tesis  anteriormente ya manifestadas". En definitiva, resalta que "en 42  años de abogado es la primera vez que veo que se dicta un auto de  procesamiento y se sigan practicando pruebas". Algo "distinto" es la  prueba del contrainforme que tiene solicitada "desde hace tres  meses".

JUICIO "DURO" PARA DICIEMBRE

Entretanto, el abogado destaca que Bretón está "con ganas de  afrontar el juicio", que prevé "duro" y que se celebre a principios  de diciembre. En la sesión, "plantearé todas las cuestiones, con un  tribunal que me escuchará y calibrará los resultados de las pruebas  que intente rebatir", según ha señalado Sánchez de Puerta.

Antes, concretamente el 15 de junio comparecerá el padre de los  niños por cuarta vez ante el juez en una declaración indagatoria de  cada uno de los puntos del auto, pese a ello, Bretón sigue  defendiendo "su inocencia a capa y espada", al tiempo que se muestra  "sorprendido que hayan salido a la luz sus declaraciones", como  apunta su abogado, quien aclara que al no saber "el origen de la  filtración" ve "difícil ejercer acción legal alguna", aunque subraya  que "es una violación del derecho a la intimidad".

"SUPOSICIONES"

Para Sánchez de Puerta, el auto de procesamiento tiene  "comentarios dudosos, está basado en suposiciones" y, a su juicio,  "las acusaciones tan fuertes que se dicen en el auto tienen que ser  demostradas y hasta ahora hay muchas que no pueden ser demostradas ni  demostrables".

En concreto, el auto relata que Bretón estuvo cerca de un mes  "noches enteras estudiando y dando cumplimiento a su plan  preconcebido, mientras que, a la vez, analizaba las distintas  posibilidades de actuación a las que podría tener que hacer frente",  algo que Bretón, según relata su abogado, niega "totalmente" que  hiciese para planear la desaparición de sus hijos.

Al respecto, el padre admite que "estuvo muchas veces en la finca,  la mayoría de ellas acompañado de sus padres, y las que estuvo solo  estaba haciendo labores agrícolas de riego de los naranjos", tal y  como manifiesta el letrado, quien igualmente destaca que Bretón niega  que por la noche estuviera en la finca días antes, como recoge el  auto.

En cuanto a la participación de otra persona en el caso la mañana  de autos, y que se apunta en el mismo auto, Sánchez de Puerta subraya  que "habrá que demostrar si existe esa persona", de modo que  "mientras no aparezca no tiene valor" y se pregunta "*cómo es posible  que esto se pueda poner en un auto de procesamiento?". Además, niega  que estuviera en la finca de la familia paterna en Las Quemadillas la  mañana del día en el que Bretón denunció la supuesta desaparición de  los niños en el Parque Cruz Conde, y que saliera de la casa de su  hermana Catalina.

Por otra parte, Bretón, según su defensa, niega "totalmente" que  hablara con un amigo policía sobre las medidas de seguridad en la  Ciudad de los Niños, colindante al Parque Cruz Conde, como señala el  auto. Al hilo de ello, Sánchez de Puerta pone "muy en tela de juicio  que se hayan efectuado muchas conversaciones entre José y la policía  que constan en las actuaciones", y con las que no está de acuerdo el  letrado y "así lo demostraré en el juicio", tal y como indica el  abogado, quien admite que será su problema "demostrar que la policía  está desvirtuando unos hechos", que, a su juicio, "está narrando  taxativamente en perjuicio de Bretón intentando dar una imagen de  Bretón que no se atiene a la realidad".

El auto también señala que el padre de Ruth y José llegó a  realizar "un experimento con sus sobrinos sobre cuál sería la actitud  de dos niños a quienes se dejara solos durante un determinado espacio  de tiempo", algo que Bretón niega.

POSIBLE NUEVO IMPLICADO POR DINERO

El auto de procesamiento subraya en relación a la implicación de  otra persona que "no puede ni confirmarse ni descartarse tal  hipótesis, pensando que dentro de las precauciones que pudiera haber  tomado el encartado a la hora de urdir su plan, pudiera estar la de  contactar en persona con el desconocido tercero que, bien por  amistad, o más bien por dinero, se ofreciera simplemente a estar en  la parcela esperando a José, y en un momento determinado posiblemente  al salir el coche, realizara el trasvase de los dos menores a otro  vehículo en el que se llevaría a los dos niños a cualquier ignoto o  inimaginable lugar".

"La presencia e intervención de un tercero facilitaría  completamente la explicación de cómo es posible que José hubiera  conseguido borrar del mapa a sus dos hijos sin dar pistas ni señal  alguna de ellos", si bien matiza que tras un exhaustivo examen del  tráfico de llamadas no ha podido darse con el perfil de alguna  persona que pudiera encajar con alguien dispuesto a hacer un favor  "tan grande" a Bretón.

  • 1