Cultura

José Luis Ferris: «La memoria histórica necesita que le pongamos rostros»

El escritor publica ‘El sueño de Whitman’, último premio Málaga de novela

el 29 mar 2010 / 18:39 h.

El escritor José Luis Ferris.
-->--> -->

No deja de ser una feliz casualidad el hecho de que, en pleno año Miguel Hernández, uno de los más respetados biógrafos del poeta de Orihuela, José Luis Ferris, publique una novela con la recuperación de la memoria como motivo principal. El sueño de Whitman (Fundación Lara), obra con la que Ferris obtuvo el premio Málaga 2009, es de hecho la historia de una mujer que reconstruye el puzzle de su propia vida al tiempo que refleja una época como el estallido de la Guerra Civil y las crueles represalias contra los militares que no se sumaron al alzamiento.

"La mayoría de aquellos militares demócratas fue fusilada y enterrada en cunetas, desde Larache a Alcazarquivir", explica José Luis Ferris. "Esos hechos  me dieron pie a escribir una historia sencilla de una mujer que quiere saber quién es. Una mujer que descubre que su vida y sus raíces no son lo que ella creía, y se dispone a averiguar la verdad a los 65 años".

Ferris (Alicante, 1960) es autor, además de la citada biografía de Miguel Hernández, de otros ensayos similares sobre Maruja Mallo y Carmen Conde, de la novela Bajarás al reino de la tierra -que le valió el premio Azorín- y de poemarios como Piélago, Cetro de cal y Niebla firme. Este último hecho puede hacer del Premio Málaga un galardón para poetas que incursionan en la novela, pues entre los últimos ganadores figuran casos similares, como el de Eduardo Jordá o el de José Ángel Cilleruelo. "Es cierto que los vicios poéticos son difícilmente corregibles, pero ya con Bajarás al reino de la tierra intenté que no se notaran. Al abordar una novela, debes asumir que estás ante una historia, y tienes el deber de contarla. Hay que subir la escalera, no describirla escalón tras escalón durante cinco páginas", asevera.

"Una novela de poeta tendrá siempre un lenguaje lírico, pero debe relacionarse siempre con la acción", prosigue Ferris. "Tiene que coger por el cuello al lector desde la primera frase, y mantener un tono sostenido hasta la última página. Es verdad que en El sueño de Whitman la primera frase ocupa dos páginas, pero he logrado que el lector respire a pleno pulmón, que no se ahogue".  

José Luis Ferris recuerda cómo, hace ya muchos años, habló con su colega y amiga Dulce Chacón sobre su propósito común "de convertir nuestra literatura, al menos durante unos años, en una reivindicación, convencidos de que la literatura es el medio más eficaz para alterar la realidad. La infidelidad no se comprende hasta que no lees La Regenta. Y en España hubo un interés desmedido por la figura de los falangistas a raíz de la novela Soldados de Salamina, de Javier Cercas", recuerda. "La ignominia, el ultraje, la soledad no tienen cara. La memoria histórica necesita que le pongamos rostros".

  • 1