viernes, 14 diciembre 2018
00:57
, última actualización
Local

José Luis Sanz se perfila como el secretario general del PP-A

Dejaría la Alcaldía de Tomares para tener dedicación exclusiva al partido, ya que Zoido no la tendrá.

el 28 jun 2012 / 18:11 h.

TAGS:

Efectivos de la policía en el lugar de los hechos.

Cuando a Juan Ignacio Zoido le pidieron que sucediera a Javier Arenas al frente del PP andaluz, el alcalde de Sevilla puso dos condiciones: la primera, no dejar el ayuntamient o y la otra, tener manos libres para hacer su equipo. Desde el principio, el nombre que el próximo líder del partido tiene en mente para el puesto de número dos es el de José Luis Sanz, una persona de su total confianza y también del círculo más estrecho de Javier Arenas. Todo apunta a que el regidor de Tomares (Sevilla) se convertirá en el nuevo secretario general del PP-A en el congreso que se celebrará en Granada del 13 al 15 de julio. Si accede al cargo deberá dejar la Alcaldía, donde gobierna con mayoría absoluta.
"La operación está casi cerrada", aseguró ayer un dirigente del PP andaluz. Zoido quiere a Sanz de lugarteniente en San Fernando, pero le exigirá dedicación exclusiva, dado que el propio presidente del partido no la tendrá. Sería, además, injustificable ante las filas populares que el puente de mando regional, en el momento en que el PP tiene mayor poder territorial e institucional, lo ostentaran dos alcaldes, y encima de Sevilla, provincia que genera enormes suspicacias. El hecho de que sea sevillano es el principal obstáculo para que el también presidente del PP de Sevilla ascienda a la secretaría general. Zoido tiene que hablar aún con los presidentes provinciales para convencerles de que el alcalde de Tomares es la mejor opción y para que dejen a un lado las aspiraciones territoriales.

No será fácil. El mismo nombramiento de Zoido como candidato único a presidir el partido levantó ampollas que aún no han cicatrizado y desde luego si Sanz se convierte en número dos, las fricciones internas aumentarán. Son muchas las voces de las provincias orientales, sobre todo de Málaga, que reclaman más peso en el nuevo organigrama popular. Aunque fuentes del partido insistan en que en un momento "crucial" como este la "responsabilidad hará que se olviden las cuotas" territoriales, que dos sevillanos dirijan el PP-A no ha sentado bien a todos. "¿No se va a repartir juego?", se preguntaba ayer un dirigente malagueño. Otro dirigente sevillano se defendía días atrás de las críticas del resto de provincias y recordaba que durante una etapa la presidenta del PP-A fue Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, y el secretario general, el también gaditano Antonio Sanz. Zoido no es ajeno a estos tirones y ha prometido mantener los "equilibrios territoriales". Las mismas fuentes indicaron que, para satisfacer a todos, podría configurar una estructura más reducida, con tres o cuatro vicesecretarios "potentes, con poder real" -ahora hay 16 pero son simbólicos- donde dar cabida a gente de otras provincias. El futuro líder pretende respetar los procedimientos internos y evitar, en la medida de lo posible, filtraciones. Ayer se mostraba prudente. Dijo que "no hay ninguna decisión tomada" sobre el número dos. "Tendré que verlo con el resto de la dirección nacional, y todo lo compartiré con Javier Arenas", explicó en declaraciones a la Cadena SER. "Hay opciones magníficas", manifestó. Una de ellas podría ser el fichaje de Carmen Crespo, delegada del Gobierno en Andalucía y el otro nombre que ha sonado con más fuerza para la secretaría general. Al ser mujer visualizaría una renovación y además su designación contentaría a las provincias orientales, ya que es de Almería. Ella se autodescartó ayer tras afirmar que su "sitio está al frente de la Delegación del Gobierno". Sí se deshizo en elogios hacia José Luis Sanz, una persona "querida en las ocho provincias" y con "gran experiencia municipal". A Sanz (Sevilla, 1968) le avalan las dos victorias consecutivas por mayoría absoluta y el avance electoral del PP en Sevilla, bastión socialista. Economista, casado y con dos hijos, actualmente es senador y fue diputado del Parlamento andaluz. Siempre de la mano de Arenas, fue vicesecretario general de los populares andaluces.

  • 1