Cultura

José Mercé: "No estaré en la Bienal porque no rebajo mi caché"

Mercé presenta en Sevilla ‘Ruido’, un disco flamenco "nada ortodoxo".

el 11 may 2010 / 19:27 h.

José Mercé, espíritu revolucionario

El cantaor jerezano José Mercé pasó ayer por Sevilla para presentar en la Fnac su nuevo trabajo, Ruido, "un disco musical con un eco flamenco" que el propio artista considera alejado del arte "ortodoxo y tradicional".

"Es un flamenco mucho más abierto, del siglo XXI y vanguardista, pero en ningún momento quiero que sea tradicional y clásico. Ya tendré tiempo de hacerlo, pero jamás poniendo el eco de Tío Borrico, Terremoto o Chocolate, porque no he tenido esas vivencias. No podría hacer ese flamenco añejo, que suena a rancio. Y todo el que lo haga, finge".

El álbum, que se publicó el 4 de mayo, está funcionando "muy bien" en el mercado. "Me están llegando buenas noticias. Vamos a entrar en el top cinco esta semana y soy número uno en descargas".

Sin embargo, Mercé teme que la coyuntura económica perjudique la gira, ya que los ayuntamientos "están recortando por todos lados".

En cuanto a si actuará en Sevilla, aún no lo tiene claro: "No sé si vendremos con la gira, lo que es seguro es que no estoy en la Bienal de Flamenco porque no me voy a rebajar el caché. Me han querido traer, intentando que me reduzca el sueldo, pero yo a mi edad y con los años que llevo en esto tengo un caché y, si no se me respeta, otra vez será".

En este sentido, dice no entender que, escudándose en la crisis, las instituciones traten de recortar los sueldos de los artistas flamencos.

"Me parece feo. Quien entre por ese aro, él verá, pero yo no voy a permitirlo. Lo tengo muy claro, porque perdería mi dignidad. Me ha costado mucho trabajo llegar aquí y nadie me ha regalado nada. Además, cuando no hay crisis nadie te propone darte más", argumenta.

Preguntado sobre qué ruidos le molestan, Mercé contesta que el del paro, "que es mucho". "Ése sí que es un ruido malo, no como el de mi disco, que es muy asequible al oído y llega a la gente".

A su juicio, "de este ruido de la crisis tiene la culpa la sociedad en sí", ya que "hemos vivido una época de engaño, y ahora viene Paquito con la rebaja". De hecho, él, que lleva trabajando desde los 13 años, dice no recordar "una crisis peor que ésta, con 4,6 millones de parados".

Sobre si el flamenco también padece esta situación o está ya acostumbrado a vivir en crisis, el cantaor vaticina que "la cosa va a estar cortita, sobre todo este verano". Por ello, reclama más apoyo público para el arte jondo.

"Además de los recortes de caché de la Bienal, he escuchado que el señor Santiago Herrero -presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía- dijo que había que solucionar la crisis recortando en el flamenco. No lo entiendo. Un pueblo sin cultura no es nada, y al flamenco todo lo que se le dé es poco; tiene que ser Patrimonio de la Humanidad".

Sin embargo, sobre la sede de la Agencia del Flamenco -también criticada por Herrero-, opina que tampoco tiene sentido que haya estado varios años en un chalé de la Avenida de la Borbolla. "Con una oficina digna es bastante".

  • 1