Local

Jóvenes y ancianos convivirán en tres bloques de pisos sociales en el Centro

Convivirán jóvenes y mayores con pocos recursos en edificios con pequeñas viviendas, amplias zonas comunes y espacios para el trabajo de asociaciones. Es el modelo de integración diseñado por Urbanismo que se aplicará en tres edificios del Centro.

el 15 sep 2009 / 00:15 h.

TAGS:

Convivirán jóvenes y mayores con pocos recursos en edificios con pequeñas viviendas, amplias zonas comunes y espacios para el trabajo de asociaciones. Es el modelo de integración diseñado por Urbanismo que se aplicará en tres edificios del Centro expropiados con proyectos de rehabilitación integral.

La Oficina Técnica de Atención al Inquilino en Situación de Abuso (Otainsa) trabaja en el diseño de un modelo de pisos sociales que favorezca la integración de los ocupantes. Se trata de un parque de viviendas de alrededor de 70 inmuebles, todos situados en el Centro, y que tendrán una distribución y un diseño que favorezca las relaciones entre sus ocupantes.

Con amplias zonas comunes, como las residencias, y espacios para el trabajo de asociaciones y para la realización de talleres. Las condiciones económicas de los beneficiarios serán las establecidas por Urbanismo para este tipo de inmuebles: al ser personas con escasos recursos apenas afrontarán el 5% del coste del alquiler. Alrededor de 15 o 20 euros al mes.

El primero de estos proyectos, el más avanzado, se llevará a cabo en la zona de la Encarnación, en el mismo edificio que se hizo celebre por el desahucio de Rosario Piudo, víctima de un caso de acoso inmobiliario que acabó en los tribunales. La propuesta se encuentra en la fase de elaboración del anteproyecto que debe derivar en una rehabilitación integral del inmueble.

Otainsa, oficina dependiente de Infraestructuras para la Sostenibilidad, gestionada por Izquierda Unida, pretende habilitar unos 40 pisos en esta construcción. Una parte mínima se dedicará al realojo de los arrendatarios de renta antigua que residían allí, y el resto a jóvenes y ancianos con escasos recursos económicos.

El mismo modelo se aplicará en un corral expropiado en la zona de Pagés del Corro, cuyo proyecto de rehabilitación ya está elaborado y que incluye la construcción de 13 viviendas, y en un tercer inmueble en el Pumarejo, con una veintena de pisos. En este último caso, la iniciativa se encuentra aún pendiente de una serie de trámites para que el Ayuntamiento asuma definitivamente la propiedad del inmueble.

"Son personas con escasos recursos económicos, en el límite de la pobreza. Pero se trata de favorecer la convivencia. En algunos casos son personas ancianas, a las que les favorece no vivir con total independencia", explica el gerente de Otainsa, Ángel Monje.

Estas viviendas pasarán a formar parte del Parque Social, que gestionará Otainsa, una vez que se han ampliado sus competencias tras la llegada de Antonio Rodrigo Torrijos al frente del Área de Infraestructuras para la Sostenibilidad. El Ayuntamiento tiene ya un parque de unas 40 viviendas destinadas a personas que sólo afrontan el 5% del alquiler.

Además de a través de las expropiaciones -como en los tres casos antes citados-, Otainsa incorporará viviendas por el sistema ya anunciado por Antonio Rodrigo Torrijos al inicio de este mandato. Pasan a formar parte de este parque social el 5% de las viviendas que construye Emvisesa en la ciudad. Este porcentaje estaba previsto desde 2004, aunque no se ha empezado a aplicar hasta abril de 2006. Entre estos dos años, pese a estar previsto, este 5% formó parte de la bolsa general de viviendas de Emvisesa, y no se dedicó especialmente a los más desfavorecidos.

Los estudios de Otainsa apuntan que las familias que pueden ser beneficiarias de estos pisos residen en infraviviendas o han sido expulsados de sus viviendas, en las que residían con contratos antiguos. La mayoría son jubilados, con pensiones inferiores a los 400 euros, aunque también hay desempleados con cargas familiares que les impiden afrontar el pago de una vivienda, incluidas las de protección oficial.

  • 1