Cultura

Jovovich estrena la cuarta entrega de ‘Resident Evil’ en Tokio

La película, muy esperada por sus incondicionales y rodada en 3D, llegará a los cines de todo el mundo el próximo 9 de septiembre.

el 02 sep 2010 / 19:09 h.

Una espectacular Milla Jovovich asistió ayer en Tokio al estreno mundial de la esperada Resident Evil: Ultratumba, la cuarta película de esta serie nacida de un videojuego y que ha sido rodada en Japón y, por primera vez, en tres dimensiones.

Vestida con un traje corto de color dorado que dejaba al aire su espalda y con unos enormes pendientes en el mismo tono, la actriz y modelo de origen ucraniano causó furor entre los numerosos fans japoneses que se acercaron al estreno en los cines Roppongi Hills.

"Aquí es donde nació Resident Evil y estoy muy contenta de traer a casa Biohazard (como se conoce en Japón el videojuego)", dijo Jovovich durante la presentación de un filme que se estrenará el próximo día 9 en todo el mundo con la meta de convertirse, con sus muchos zombies y acción a raudales, en uno de los éxitos de taquilla del año.

La acompañaron en el estreno los también protagonistas del filme Ali Larter, que lucía embarazo, y el actor Wentworth Miller, de la popular serie de televisión Prison Break, además de varias japonesas vestidas de negro que, desde el escenario, apuntaban al público con pistolas, imitando al personaje que interpreta la atlética Jovovich en el filme.

Como en las tres películas anteriores de Resident Evil, Milla Jovovich interpreta en este cuarto filme a Alice, quien desde la Umbrella Corporation luchará contra un virus, al que ella es inmune, que convierte en zombies a las personas.

Resident Evil: Afterlife (Ultratumba) 3D está escrita, dirigida y producida por Paul W. S. Anderson, marido de la protagonista y padre de su hija.

El filme se ha rodado íntegramente en tres dimensiones, como sucedió con Avatar de James Cameron, la película más taquillera de la historia del cine, y la actriz confesó anécdotas y detalles como que se llevó más de un golpe durante el rodaje.

"Nos gusta hacer este tipo de películas porque es verdad que nos atrae el peligro. Ha habido muchos momentos locos, ha sido salvaje", confesó sonriente la actriz, de 34 años, en Tokio, aguantando los focos y flashes entre un calor sofocante que superaba los 35 grados. Aunque mucho más tiene que pasar su personaje ante tanto zombi suelto...

  • 1