Local

Juan Antonio Roca sale de la cárcel pese al riesgo de fuga

El presunto cerebro de la operación Malaya, Juan Antonio Roca, pisó ayer la calle después de pasar dos años entre rejas. Ha tardado menos de 20 días en reunir el millón de euros que fijó el juez como fianza para lograr la libertad provisional. "Se ha hecho justicia", aseguró a su salida de prisión. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 03:13 h.

TAGS:

El presunto cerebro de la operación Malaya, Juan Antonio Roca, pisó ayer la calle después de pasar dos años entre rejas. Ha tardado menos de 20 días en reunir el millón de euros que fijó el juez como fianza para lograr la libertad provisional. "Se ha hecho justicia", aseguró a su salida de prisión.

Sonriente, con traje de chaqueta, a pie y "feliz". Así abandonó ayer por la tarde la cárcel el presunto urdidor de la mayor trama de corrupción urbanística de España. "Se ha hecho justicia", manifestó a los periodistas que le aguardaban. En este momento lo más importante es, dijo, demostrar su inocencia tras una instrucción "cargada de irregularidades" y acusaciones gratuitas. Según Roca, algunas de ellas "son falsas, otras no", y añadió que ahora se conocerá su versión.

El presunto cerebro del caso Malaya -imputado por malvesación, blanqueo de capitales y cohecho- ha tardado 17 días en reunir la fianza de un millón de euros establecida por el juez para poder salir de la cárcel. El pago se realizó ayer por medio de una transferencia bancaria y el comprobante fue presentado en el Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, que remitió al centro penitenciario el auto para la excarcelación del procesado, señaló a Efe la defensa de Roca.

Cuando el pasado 28 de marzo el juez del caso, Óscar Pérez, dictó un polémico auto de libertad provisional bajo esa cantidad, familiares y amigos del ex asesor de Urbanismo abrieron una cuenta bancaria en la que quedara constancia del origen de las distintas aportaciones. El abogado de Roca, José Aníbal Álvarez, confesó que su cliente está "muy agradecido a la gente que ha colaborado para que salga en libertad".

Desde ayer, las únicas condiciones que se le imponen son la de presentarse diariamente en el juzgado y se le prohíbe salir de España o acercarse a menos de 500 metros de un aeropuerto. El juez, en el auto, admitía que el riesgo de fuga es "elevado", pero justificó su decisión en que no ha huido durante años a pesar de estar implicado en otras causas judiciales. Podría haber seguido dos años más en prisión provisional, ya que la ley permite hasta cuatro, pero el juez no lo consideró necesario.

El fiscal anticorrupción pidió en la vista celebrada hace un mes y medio que Roca cumpliera el plazo máximo de cuatro años de cárcel. El letrado del ex edil anunció entonces que iba a solicitar una rebaja de la fianza, ya que, según explicó, no se veían capaces de hacer frente al millón de euros debido a que todas las propiedades están embargadas.

El patrimonio de Roca es incalculable. Cuando estalló la trama y fue detenido se le incautaron, entre otros bienes, un tigre, más de cien caballos, decenas de obras de arte y hasta un Miró que tenía colgado en el baño. Además, según reconoce el propio juez, "dispone de fondos en paraísos fiscales sin que tal vez nunca pueda llegar a conocerse su alcance".

Un millón de euros es la fianza más alta de todo el caso, tras superar a los 500.000 euros impuestos a seis de los detenidos, la mayoría de ellos empresarios arrestados durante la segunda fase de la operación: el presidente de Aifos, Jesús Ruiz Casado, los constructores José Ávila Rojas, Tomás Olivo y Emilio Rodríguez Bugallo, el empresario José Miguel Villarroya y el ex comisario de Policía Florencio San Agapito.

El ex edil ingresó el 31 de marzo de 2006 en el centro penitenciario de Alhaurín de la Torre, donde permaneció hasta el 6 de octubre del mismo año, fecha en la que fue trasladado a la cárcel de Albolote (Granada).

  • 1