domingo, 16 diciembre 2018
18:32
, última actualización
Deportes

Juan Domínguez, regalo de Navidad

El Sevilla cuenta con el mediocentro del Deportivo para este mismo invierno. La marcha de Mbia a la Copa de África y la incertidumbre con Cristóforo cambian los planes iniciales.

el 01 dic 2014 / 09:40 h.

Dominguez_Getafe_EFE Juan Domínguez conduce la pelota durante el partido entre el Deportivo y el Getafe. Foto: EFE. El Sevilla quiere más, un giro de tuerca al proyecto confeccionado para esta exigente temporada  que ya comienza a dejar balances provisionales. Pese a la buena situación del equipo en general y a que, por activa y por pasiva, sus dirigentes y técnicos vienen diciendo que no está prevista la llegada refuerzos en el mercado invernal, un par de circunstancias han cambiado los planes iniciales. Otra cosa es que el club lo admita de cara al exterior. Trabajar con sigilo le ha ido bien y no va a cambiar ahora. Según ha podido saber El Decano, el Sevilla tiene la intención de reforzarse este mismo invierno. Concretamente, quiere apuntalar su centro del campo. El elegido es el deportivista Juan Domínguez, de 24 años, cuyo contrato con el equipo gallego expira el próximo mes de junio. Tal es el interés por este mediocentro que la operación está prácticamente encarrilada, pese a que inicialmente era una opción contemplada con vistas a un futuro, no inminente. Sin embargo, la confluencia de dos circunstancias que afectan a la línea medular ha provocado el cambio de planes. La primera de ellas es la marcha de Stéphane Mbia a la Copa de África. La competición se disputará entre el 17 de enero y el 8 de febrero, con lo que Unai Emery no podrá disponer del camerunés, uno de sus grandes baluartes, durante varias semanas. Cabe recordar, además, que las selecciones pueden solicitar que sus internacionales se incorporen a la concentración 14 días antes del partido inaugural. Lo de Mbia, en cualquier caso, era algo contemplado dentro de la planificación del club. La segunda circunstancia es la incertidumbre –innegable, por muchos ánimos que se pretenda transmitir al joven jugador– que existe respecto a Sebastián Cristóforo. El uruguayo reapareció el pasado 29 de octubre con ocasión del partido de Copa del Rey frente al Sabadell, tras haber estado siete meses y medio de baja por culpa de una grave lesión de rodilla. En la Nova Creu Alta, Cristóforo jugó 77 minutos. Sin embargo, hace escasos días un parte médico del club puso de manifiesto que el futbolista no se encuentra aún al nivel deseable. Entre la marcha de Mbia y la incógnita de  Cristóforo, los técnicos consideran que el equipo podría resentirse. Krychowiak, Éver Banega e Iborra completan la nómina de mediocampistas del plantel. Carriço, que en su día actuó como pivote, viene jugando toda la temporada en el eje de la defensa. Todo ello sin olvidar que Iborra lleva semanas lesionado y, además, no es uno de los preferidos del técnico. Ganando tiempo “Es una cuestión de los técnicos. Escucharemos lo que digan, y lo que nos dicen hasta ahora es que no hay necesidad de incorporar a alguien”, explicó el pasado miércoles José Castro, presidente del Sevilla, antes de partir con destino a tierras holandesas. El club de Nervión no hace otra cosa que intentar ganar tiempo, aunque, por lo que ha podido saber este periódico, tiene tomada la decisión de reforzarse, hasta el punto de que la llegada de Juan Domínguez será un hecho en breve, salvo nuevo cambio de planes. Mientras tanto, el futbolista de Pontedeume se ha quedado sin sitio en los planes del Deportivo. Víctor Fernández, técnico del conjunto gallego, no le dio un solo minuto este domingo en el campo del Atlético de Madrid y la pasada jornada le sustituyó en el descanso frente a la Real. “Estas renovaciones tan largas en el tiempo al final acaban contaminando”, llegó a decir sobre él, al tiempo que recordaba sus lesiones musculares en lo que va de curso.

  • 1