Local

Juan José Asenjo: "Seamos generosos con los parados y los más pobres"

Juan José Asenjo se lamentó de la ausencia de los cristianos a la eucaristía.

el 04 jun 2010 / 06:06 h.

TAGS:

Juan José Asenjo debutó ayer como arzobispo de Sevilla en uno de los principales eventos del curso litúrgico, una misa del Corpus que dedicó precisamente a reflexionar sobre la eucaristía. Y es que, a su entender, los cristianos están dejando de ir a misa con demasiada facilidad, cuando se supone que es uno de los principales sacramentos de su fe.
 

"Dejamos de ir a misa con cualquier excusa inconsistente", lamentó un Asenjo que no dejó de sorprenderse (y criticar) por "cuántos cristianos dicen que se aburren" en la homilía. En una homilía que, a diferencia de la costumbre de su antecesor Carlos Amigo Vallejo, leyó folio en mano, el arzobispo defendió que la eucaristía "no es estática sino profundamente dinámica" y, además, es "el auténtico camino de renovación".

A su juicio, los fieles deben ir más a misa porque en esta ceremonia "los cristianos del siglo XXI nos hacemos comensales de la mesa santa del Jueves Santo". La eucaristía, además de "iluminar el corazón del hombre y disipar las tinieblas", provoca que si no hay mucha asistencia al final nos encontramos "demasiadas veces cerrados los templos y abandonados los sagrarios". Por ello, Asenjo considera que "no es tiempo de más matizaciones teológicas" en relación con la eucaristía, porque hablamos de un sacramento que es "amor de los amores". En este sentido, instó a celebrarlo ayer "con toda dignidad" en el que era su día, el Corpus, que es también la jornada "de la caridad". Esta caridad, por cierto, es la que debe impulsar "un amor que tiene que regenerar a la sociedad", una regeneración que pasa por combatir el maltrato y el aborto, ya que llamó a acabar con la "agresión" contra las mujeres y contra los más débiles, a los que definió como "los concebidos y no nacidos". También, subrayó, hay que atender las necesidades de inmigrantes, ancianos y enfermos. Por último, expresó su "dolor" por "los parados, los pobres y los que han dejado de percibir el subsidio". Seamos generosos, apostilló.

En otro orden de cosas, y tal y como había anunciado, el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) aprovechó la celebración para evidenciar su malestar con el Gobierno local, al que le reclama 3,6 millones de euros. La protesta consistió en que los representantes sindicales acompañaron, luciendo camisetas reivindicativas, a la Corporación municipal en la pequeña procesión que hace desde Plaza Nueva hasta la Catedral.

  • 1