miércoles, 23 enero 2019
23:46
, última actualización
Deportes

Juan Sabas: "Quiero entrenar, mi periplo como segundo me asfixiaba"

El exjugador bético, ayudante de Abel en diversos equipos, está ansioso por debutar como primer entrenador.

el 08 jun 2012 / 21:29 h.

Juan Sabas vive en Sevilla, donde aguarda una oferta para ser entrenador.

Jugó tres temporadas en el Betis (1994 a 1997) y regresó a Sevilla, donde aguarda la oportunidad de ocupar un banquillo como primer entrenador luego de acumular una vasta experiencia como ayudante de Abel Resino en hasta cinco equipos de Primera y Segunda. A los 45 años cree que le ha llegado su hora, que está más que capacitado para dirigir un proyecto ambicioso.

–¿Cómo valora la temporada recién finalizada, con el Granada?

–Creo que ha sido un éxito para la ciudad, la afición y toda la familia del club, que tenía el hándicap de la inexperiencia. Después de sustituir a Fabri había dudas, pero Abel y yo teníamos muy claro lo que había que hacer, creíamos en nuestro trabajo y en la plantilla y se pudo lograr el objetivo de la permanencia a pesar del susto de la última jornada.

–El Granada y Abel no han llegado a un acuerdo, aunque imagino que eso no tiene nada que ver con su decisión de desvincularse del exportero.

–Mi decisión estaba tomada muchísimo antes. Dos o tres días después de acabar la temporada tuve una charla telefónica con Abel y decidimos separar nuestros caminos, y yo que iba a iniciar una nueva etapa. Mi periplo como segundo entrenador me asfixiaba, ya me sabía de memoria el papel y necesitaba otros retos.

–No ha sido una cuestión de diferencias entre ambos...

–No es eso, lo único que sí pudo haber es el desgaste del día a día y una falta de comunicación en la última etapa y de motivación por mi parte, por estar a la sombra.

–Ha acompañado a Abel como segundo entrenador en el Ciudad de Murcia, el Levante, el Atlético, el Valladolid y el Granada. ¿Qué ha aprendido de él en todo ese tiempo que pueda aplicar?

–En realidad lo tienes todo sabido y yo he cogido cosas positivas de todos los entrenadores que he tenido, tanto cuando era jugador como en la faceta de ayudante. Pero una cosa importante que aprendes es saber lo que tú no debes hacer.

–Ser segundo entrenador con Abel tanto tiempo, ¿le puede perjudicar por que le asocien a él o le asignen ese rol de ayudante?

–No tiene por qué, muchos de los mejores entrenadores fueron antes segundos, como Mourinho o Villas-Boas. El propio Abel lo fue de César Ferrando. El problema es la falta de oportunidades, por lo demás estoy convencido de que voy a hacerlo bien si me dan la opción. Por eso he dado el paso en este momento de tanto riesgo, con una competencia muy alta y pocos banquillos libres para entrenar.

–¿Pero cómo se da a valer un entrenador sin experiencia al frente de un banquillo?

–El rol de segundo entrenador te permite hacer todo lo que hace el primero, salvo elegir el once que sale a jugar y dar la charla previa a los partidos. La cuestión es que según quién seas lo tienes más fácil o no. Ahí está el ejemplo de Sergi, que sólo ha dirigido un juvenil y lo ha fichado el Recre; o el de Moreno en el Xerez, que pasó de jugador a entrenador sin experiencia. Yo creo que la experiencia que atesoro me hace ser una persona idónea para dirigir un equipo de cualquier categoría: he llevado uno en la Champions, en Segunda, en Primera luchando por no bajar...

–Porque estaría dispuesto a entrenar algún equipo ¿a partir de qué categoría?

–Estoy sopesando ofertas que nos han llegado de clubes de Segunda B con proyectos interesantes y alguno de Segunda A, aunque todavía no me he sentado con nadie. El mundo de la Segunda B, sobre todo en Andalucía, es complicado por las dificultades económicas que están viviendo muchos clubes. Es un riesgo aceptar dirigir a un equipo para que luego empiecen los impagos, los futbolistas descontentos...

–En el Betis están excompañeros como Gordillo y Stosic en cargos de responsabilidad. ¿No le han ofrecido incorporarse al cuerpo técnico?

–Cuando ellos entraron decidieron optar por una serie de personas y no se ha dado la oportunidad de entrar. No es fácil, el único puesto que podría ocupar sería el de entrenador del Betis B, pero está un buen amigo como Vidakovic, o en la secretaría técnica, pero las plazas están ocupadas. El juvenil no entra en mis planes.

–Hablando del Betis, ¿qué opinión le merece, como técnico, la campaña que ha hecho Pepe Mel y la decisión del club de mantenerlo en aquella fase crítica en la que sumó un punto de 30?

–La temporada hay que catalogarla como muy positiva. El objetivo para un recién ascendido siempre debe ser la permanencia y la logró muy sobrado. Es verdad que pasó un bache terrible, pero gracias a la paciencia de los directivos y a que la afición estaba con él pudo salvar la cabeza. El jugar tan ofensivo es lo que tiene: o ganas o pierdes, es el hándicap. Pero es que si hubiera tenido más regularidad habría hecho soñar a la gente con puestos de Europa.

  • 1