Local

Juan Wic: "Gracias a las obras hechas Écija no se inundó entera con el último temporal"

Desde la noche del pasado día 6, el alcalde de Écija estuvo comprobando cada cinco minutos los datos sobre la crecida del río Genil, que alcanzó una cota histórica en una ciudad que todavía se está recuperando de sus estragos.

el 16 dic 2010 / 17:30 h.

TAGS:

El alcalde de Écija, Juan Wic (PSOE).

–¿Cuál es la situación 10 días después de las inundaciones?
–Prácticamente tenemos normalidad en las infraestructuras y en la circulación, que en muchos puntos tuvo que ser interrumpida. Se sigue trabajando en puntos donde la crecida dejó muchos lodos. Eso, sí el problema más importante está en el interior de las casas y estas familias no han recobrado la normalidad, como tampoco los comercios y empresas del polígono donde el agua arrasó las naves. Hay que recuperar también los daños provocados en el campo.

–¿Puede dar alguna cifra de los enseres repartidos?
–En una primera fase 80 frigoríficos, 60 lavadoras y otros tantos hornillos, y el día anterior un centenar de colchones, ropa de cama... Vamos ahora a repartir en torno a 25 lavadoras, otros tantos frigoríficos y 15 hornillos.

–En gran parte se ha conseguido gracias a la solidaridad...
–Hicimos los pedidos y luego hubo ofrecimientos de particulares. Son personas anónimas que además prefieren y exigen seguir así. Impresiona y da satisfacción la gran cantidad de gente que es capaz de desarrollar las más altas cotas de solidaridad.

–¿Tuvo algo que ver en las inundaciones del río Geniñ el desembalse de la presa de Iznájar?
–No veo una correlación. Y hablo porque me fui directamente a los datos desde el momento en que empezó a llover. Estaba desembalsando desde el pasado día 1 y el efecto del agua que sale de este pantano suele producirse en Écija en torno a las 24 o 36 horas. Y no ocurrió nada. Luego se reinició el desembalse el pasado día 14 y el río está a 1,25 metros de altura. Es de suponer que hay otros elementos que influyeron.

–¿Cómo cuáles?

–Los 107 litros de agua por metro cuadrado que cayeron en la cabecera de la cuenca, y los 80 en nuestra ciudad. Cabe recordar que el pasado mes de febrero, que el río subió a 6,20 metros de altura y a un caudal de 640 metros cúbicos por segundo, y no ocurrió esto.

–¿Puede tener algo que ver el hecho de que no estuvieran terminados los trabajos de limpieza del arroyo Argamasilla?
–Empezaron el pasado mes de septiembre y no están acabados. Parece claro el efecto que provocó este caudal que entró por todo el arroyo limpio al llegar a la parte todavía pendiente.

–¿Pero al margen de la limpieza cómo van las otras obras del encauzamiento?
–Es una obra con un importe de 30 millones de euros, que lleva un año y le queda otro. Entiendo que una vez finalizado, nos podremos olvidar del Argamasilla y de los otros tres arroyos a los que les afecta el encauzamiento. Por otra parte está la limpieza, que nunca antes se había hecho en todo el trazado. Iba a terminarse el pasado mes de noviembre, pero el temporal, los festivos... ralentizaron los trabajos.

–¿Pero las defensas del Genil sí estaban completas?
–Sí, y desde lo previsto, funcionaron perfectamente y no entró agua. Pero se ha dado una circunstancia desconocida. La última referencia eran tres meses continuados de lluvias (de diciembre de 2009 a febrero de 2010) cuando se llegó a 6,20 metros de altura y a 640 metros cúbicos de caudal por segundo. Pero ahora hemos tenido 7,37 y 1.129, respectivamente. Estamos estudiando los puntos por donde entró el agua y parece que es fácil solucionarlo. Será con una inversión mínima. Hemos pedido que el proyecto de defensa del Genil que se elaboró, se reestudie con un margen superior.

–En definitiva, ¿cree que es suficiente lo que se está haciendo para proteger la ciudad?
–Desde 2003 para acá no se ha parado de actuar sobre las circunstancias conocidas para proteger la ciudad. Lo que se ha dado es una nueva, desconocida, y muy por encima de aquellas.

–¿O sea que las defensas previstas sí funcionaron?
–Nos ha pillado con una gran inversión hecha y con muchas obras finalizando. El funcionamiento de estas instalaciones era todavía provisional, a la espera de la recepción de las obras. Confío en que teniendo en cuenta, de cara al Genil, las nuevas cotas conocidas, se solucione. Pero tendremos que pelear con el arroyo mientras no se termine el encauzamiento. Si hubiera ocurrido esto antes de las defensas que ya tenemos, no es arriesgado aventurar que Écija entera hubiese tenido un importante nivel de agua.

–¿Miedo de cara a las próximas lluvias?
–Pues no lo voy a negar. Pero tenemos a todos los equipos preparados por si hay que ponerse en alerta en algún momento mientras no terminan las obras definitivas.

  • 1