miércoles, 20 febrero 2019
20:52
, última actualización
Deportes

Juande: "Antes nadie daba un paso adelante en el vestuario; ahora sí"

Juande es una de las novedades de Víctor en las últimas y victoriosas jornadas. El motrileño lo tiene claro: "Siempre he estado en el barco, y cuando medio se ha hundido he podido ayudar a sacar un poco de agua".

el 03 jun 2010 / 20:00 h.

Juande posa en la ciudad deportiva, ayer.
-¿Hay euforia en el vestuario?
-No, sabemos que hay un desafío importante y eso tiene al vestuario volcado como nunca lo había visto. Todos hemos sufrido a nuestra manera y nos hemos dado cuenta de que si no estamos unidos y cada uno va por su lado, esto no se logra. Quizá nos hemos dado cuenta muy tarde, pero aún hay opciones.

-Hasta Arzu expresó su sorpresa por esa unión del grupo.
-Es que el objetivo es de todo el grupo. Hay jugadores más fuertes de cabeza y otros no, pero ahí está la gente que es fuerte para tirar de los demás. Así se forma un bloque.

-¿Quiénes tiran del resto?
-Todos aportan pequeños detalles y cada pequeño detalle hace que el equipo crea. Por decirle algunos no mentalmente fuertes pero sí que achuchan mucho, Arzu, que es capitán, Carlos García, Damiá...

-Es curioso, porque siempre se ha criticado al Betis por carecer de hombres de peso.
-Antes nadie daba un paso adelante. Si ocurría algo, sólo afectaba a un compañero y el resto estaba cómodo y tranquilo y no pasaba nada. Este año sí porque todos hemos tenido problemas: lesiones, expulsiones, decisiones técnicas que a algunos no les han gustado...

-¿El gran mérito del míster es aprovechar eso y explotar los recursos que le da la plantilla?
-Tanto los aficionados como nosotros sabemos que hay jugadores mejores que otros. Pero hay momentos en que esos jugadores están por debajo de su nivel y otros están bien. El míster lo está manejando bien, utiliza a cada uno en su momento clave y el grupo suma.

-El problema es que ya no hay margen. Menudo estrés, ¿no?
-La tensión y el estrés nos los hemos buscado nosotros. Nadie puede estar contento con la competición que hemos hecho, pero bueno, dentro de lo malo hemos llegado vivos al final. Y no creo que los de arriba ganen todo.

-¿Por quién apuesta para fallar, el Hércules o el Levante?
-Por mí, que pierdan los dos. Eso de que el Levante llegue a la última jornada ascendido y nos dé el partido no me lo creo. Prefiero que todos estemos en pocos puntos, y si se tiene que decidir en la última jornada, pues que así sea.

-Todos dan por hecho que ganarán al Numancia...
-Si no salimos con la intensidad necesaria ni soltamos ese miedo que a veces nos entra, lo pasaremos mal. No es el Numancia ni que venga con chavales, nuestro principal rival somos nosotros.

-¿Ver casi todo perdido los liberó de alguna manera?
-Sí. La reacción del grupo ha sido siempre a la inversa de como debería ser. Cuando tuvimos las cosas fáciles, metimos la pata, y cuando estuvimos al borde del abismo, salimos adelante. Eso significa que hay orgullo y ganas de sacar esto adelante, pero a mí me gustaría que sacáramos ese carácter también cuando todo corre a favor. Y si ganamos el sábado, que sigamos pensando que tenemos todo perdido hasta cumplir el objetivo.

-¿Lo que ocurrió tras el 1-1 del Murcia también les motivó?
-Hubo muchas frases contra la plantilla, pero todo lo que pincha y molesta te hace fuerte y hace que saques de donde no tienes. Ahora hay que dar el último empujón y arreglar el fracaso del año pasado.

-Y encima es titular. Impensable hace un mes, ¿no?
-El trabajo es lo que me ha servido para estar en el once, y creo que no se ha notado mucho que he estado tres meses sin competir. Siempre he estado montado en el barco, y cuando medio se ha hundido me han dado la oportunidad y he podido sacar un poco de agua.

-¿Qué le dijo Víctor para motivarle cuando recurrió a usted?
-Me preguntó si yo me pondría de titular y mi respuesta fue tajante: sí. Le dije que para eso entrenaba y que no tenía ningún miedo.

-A este paso hasta puede salir en la foto del ascenso...
-Al día siguiente de ganar a la Real salió una foto del equipo saludando en el centro del campo, con la gente que no había jugado, los que habíamos jugado, los suplentes... La recorté y está en medio del vestuario. Esa es la foto más importante del año. Ha habido de todo, pero nosotros somos los que siempre hemos estado ahí.

-¿Qué prefiere, subir en Salamanca o en la última jornada?
-Si hay que subir, que sea lo antes posible. Todos soñamos con subir en Salamanca y ofrecer el ascenso a nuestra afición, pero esto es soñar. La realidad es el sábado.

-¿Y qué me dice de la afición?
-No tiene nombre. Ha habido siete u ocho campos en los que me he quedado impresionado porque parecía que jugábamos en casa. La mitad del ascenso se debe a ellos. Si fuéramos por la senda por la que deberíamos ir, con esta afición se podría optar a todo lo que el club se propusiera.

  • 1