Deportes

Jugando bien, mal, regular...

El Betis venció al Xerez como ha vencido a tantos y tantos equipos: con una pegada impropia de un equipo de Segunda. Fue la única diferencia. En fútbol no fue mucho mejor que el Xerez.

el 13 nov 2010 / 22:58 h.

Así empezó y así acabó el Betis frente al Xerez.
El Betis volvió a ganar otra vez como suele hacerlo últimamente. No fue mejor que su adversario, pero a la hora de enfrentarse a la portería rival, cuando los planteamientos tácticos dejan de tener importancia y lo único trascendental es la puntería, el Betis no tiene nadie que se le parezca en Segunda. Nadie se parece a Emana, nadie se parece a Rubén Castro y nadie se parece a Jorge Molina. Ni siquiera el propio delantero alcoyano se estaba pareciendo a sí mismo, al que la pasada temporada marcó casi 30 goles en esta categoría tan desagradecida y desagradable, pero ayer se reencontró en el mejor momento.

Tuvieron que pasar 87 minutos para ello. Le costó al Betis superar al Xerez, y de hecho fue bastante inferior en el arranque. El conjunto azulino aprendió la lección que ya enseñaron el Rayo o el Celta y presionó muy arriba a los verdiblancos. Esta táctica suele incomodar al equipo de Pepe Mel, está claro. Si se le suma que Beñat no está como solía y que el peligro de Rubén Castro decae bastante cuando se pega a la banda... Tras el 1-1, de hecho, Mel redibujó su equipo, puso a Iriney detrás de tres mediapuntas y dos delanteros y empezaron a llegar las ocasiones. Y apareció el pichichi en vigor. Así, todo es mucho más fácil. Ya puede jugar el Betis bien, mal o regular; el caso es que siempre gana.

  • 1