viernes, 19 abril 2019
16:28
, última actualización
Economía

‘Jugando’ con las pensiones

El Gobierno corrige su propuesta de aumentar en 10 años la base de cotización.

el 03 feb 2010 / 11:31 h.

Extracto del informe que ayer fue rectificado por el Gobierno tras enviarlo a Bruselas.

La reforma del sistema de pensiones que presentó el pasado viernes el Gobierno -en la que incluía el retraso en la edad de jubilación de los 65 a los 67 años- ha caído como una bomba entre la opinión pública, la oposición y los sindicatos.

Tras días de críticas, el Ejecutivo tuvo que aclarar ayer lo que él consideró un malentendido sobre esta cuestión, en concreto, en lo referido al alza de la base de cotización, de 15 a 25 años.

En su Actualización del Programa de Estabilidad para 2009-2013 enviado a Bruselas, el Gobierno recogía un párrafo en el que hablaba de elevar de 15 a 25 años el tiempo para calcular las pensiones. Una vez conocido este punto, y tras recibir otra lluvia de críticas, el Ejecutivo que dirige José Luis Rodríguez Zapatero optó por enviar una corrección que suprimía esta propuesta porque era "un ejemplo".

Así, tras hacerse eco los medios del citado texto, el Gobierno se apresuró a asegurar que se trataba sólo de una "simulación". En el texto inicial se afirmaba que, si se eleva en dos años la edad de jubilación y se aumenta en una "década el número de años considerados para calcular la pensión, el recorte total del gasto en pensiones podría alcanzar casi 4 puntos porcentuales sobre el PIB a partir de 2030".

En concreto, elevar esta base de cálculo favorece a los trabajadores que puedan perder su empleo en sus últimos años de vida laboral, pero perjudica al que llegue a la edad de jubilación con cotizaciones regulares y elevadas en sus últimos años de trabajo.

En una nota de prensa, Economía aseguró más tarde que el Gobierno "no ha propuesto ampliar" en diez años el cómputo y que se trataba de "una simulación que ha podido interpretarse como una propuesta concreta".

Por ello, añadió, el Gobierno había remitido en la mañana de ayer a la Comisión Europea una corrección a la Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013, aprobado el viernes por el Consejo de Ministros, en la que elimina el "ejemplo".

Tras conocer la propuesta inicial, las críticas y el rechazo de los sindicatos y de los grupos parlamentarios se sucedieron. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, fue el primero en rechazar la elevación del cómputo y pidió al Ejecutivo que deje de "meter a la población en una especie de sobresalto continuo".

Para Toxo el Gobierno debe dejar de "sobreactuar", concretar sus propuestas y dejar atrás su política "compulsiva" de ir "soltando a borbotones ideas u ocurrencias". También UGT expresó su rechazo a que se amplíe la edad de jubilación, el periodo de cálculo o el número mínimo de años que hay que cotizar.

Desde el PP, su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, criticó que el Gobierno vuelva a "las andadas con las filtraciones", al tiempo que el diputado de IU, Gaspar Llamazares, pidió al Ejecutivo que "deje esta novela por entregas, que un día es un pensionazo, al otro, un tijeretazo en un sistema de pensiones que es de los más baratos de Europa".

Emilio Olabarría (PNV) rechazó que la iniciativa no se haya consensuado antes con los grupos o los agentes sociales y consideró, además, "inaceptable" elevar la edad de jubilación.

Y también le llegaron las críticas desde su propio partido. Así, el portavoz del PSOE en la Comisión de Trabajo, Jesús Membrado, cree que el Ejecutivo se ha precipitado explicitando en este momento su propuesta de reforma de las pensiones.

La Comisión no permanente del Pacto de Toledo acordó ayer instar a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, a que comparezcan en sede parlamentaria para que informen de dicha reforma.

CCOO amenaza con una protesta "masiva"

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, advirtió ayer de que los sindicatos no descartan "una expresión visible, pública y masiva" para manifestar su rechazo a la ampliación de la edad legal de jubilación de los 65 a los 67 años.

"De otra formas de movilización prefiero no hablar", precisó Toxo al ser preguntado por si se baraja la idea de hacerle una huelga general al Gobierno socialista.

Además, el dirigente sindical criticó al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, del que dijo "lleva equivocándose mucho tiempo", ya que cada vez que habla del paro dice que la última cifra determina el punto de inflexión, pero no es así y el desempleo no descenderá de forma rápida.

Las preguntas más frecuentes


¿Cómo se estructura el actual sistema?
La base actual de cotización, que sirve para calcular la cuantía de la pensión, se sustenta en la media de los quince últimos años cotizados. En 2006 se aprobó la reforma de las pensiones, para la que hasta entonces computaban 12,5 años.

¿Cómo afecta que se amplíe ese periodo?
A la mayoría le supondría un perjuicio a la hora de cobrar la pensión, ya que es en los últimos años de la vida laboral cuando más se cotiza. Sin embargo, una minoría, quienes hubieran sufrido un fuerte descenso en ese periodo, sí hallarían beneficio.

¿Quiénes serán los más afectados?
Con esta fórmula saldrá perjudicado el trabajador que llegue a la edad de jubilación con cotizaciones regulares y elevadas en los últimos años de vida laboral. En cuanto el retraso en la jubilación, afectará en su totalidad a los nacidos en 1959.

¿Se verá reducida la cuantía obtenida?
Si le toman más años de edad laboral, por debajo de los 50 años, se añadirán al cálculo de su pensión las cotizaciones más bajas de esos años, ya que en los últimos años es cuando más se cotiza. En definitiva, reduce la pensión a largo plazo.

¿Cómo afecta a las cuentas la medida?
Si durante la década de 2020 se eleva en dos años la edad de jubilación, hasta los 67, y se aumenta en 10 el periodo de cálculo de las pensiones, se podría alcanzar un ahorro en el gasto para pensiones de cuatro puntos del PIB a partir de 2030.

  • 1