Deportes

Jugar con dos delanteros: de ser una máxima a ser un problema

Antonio Álvarez quiere un equipo con equilibrio y para ello está reforzando el centro del campo en detrimento de uno de sus dos inamovibles puntas. ¿Lo hará también en casa este domingo frente al Dépor?

el 07 sep 2010 / 19:31 h.

Negredo y Renato, celebrando un gol.

"No quiero hacerme esclavo de mis palabras. Al llegar a mi casa el día que caímos eliminados ante el Sporting de Braga estuve pensando en lo ocurrido. Necesitábamos un equipo que se sintiera más seguro, con menos fragilidad defensiva. Y al día siguiente comenzamos a trabajar en este nuevo sistema". Con estas palabras ha explicado Antonio Álvarez su decisión de alinear a un solo punta (Negredo) en la primera jornada, frente al Levante, saldada con victoria por 1-4. Se trata de la tercera vez que el técnico usa el sistema 4-4-1-1 desde que hizo cargo del plantel, y todas ellas esta temporada, lo que ha abierto un debate sobre qué dibujo viene mejor al equipo a día de hoy.

En las últimas horas, Negredo se ha referido al asunto. "Me encuentro mucho más cómodo en punta. Así jugaba tanto en Almería como en el Castilla", dice el madrileño, si bien admite que "con los delanteros que hay el míster se ve obligado a contar con la gente de calidad de arriba y opta por el otro sistema". "A veces sale bien y otras mal", recuerda Negredo, para quien siempre "hay que apostar fuerte".

La pasada campaña, Álvarez dirigió al equipo en once partidos (diez de Liga y la final de Copa) y siempre sacó a dos delanteros de inicio: cinco veces al tándem Kanouté-Luis Fabiano, tres al formado por Luis Fabiano y Negredo y otras tres al binomio Kanouté-Negredo. Cabe recordar que ni en Almería ni en la final pudo contar con el brasileño.

Todo hacía indicar que esta temporada esa máxima seguiría intacta. Pero no ha sido así. En el primer partido oficial, Álvarez sorprendió alineando -más que nada por las numerosas bajas de los azulgrana ese día- a Renato y Luis Fabiano en la ida de la Supercopa frente al Barcelona. Pero el equipo dio lo mejor de sí en la segunda parte, cuando O Fabuloso hizo el 1-1 y Kanouté, que entró por Renato, enmendó la plana marcando dos tantos (3-1).

TRES DERROTAS CONSECUTIVAS. Tras ganar ese partido, el Sevilla perdió tres consecutivos. Frente al Braga volvió a jugar con dos delanteros natos desde el inicio (Kanouté y Luis Fabiano), pero no sirvió de mucho. Ni en la ida ni en la vuelta, pese a que ambos marcaron en el Sánchez Pizjuán. Como tampoco alinear a uno (Negredo, con Alfaro de media punta) en la vuelta de la Supercopa por el mal partido del equipo.

La falta de equilibrio, problema que afecta a todas las líneas, sólo se ha corregido en el último partido, frente el Levante. En Valencia jugaron Renato y Negredo, y el Sevilla ganó. Otra cosa es el nivel del rival, recién ascendido, y el de los anteriores, sobre todo el del Barça del Camp Nou.

NUEVA CITA. Todo hace indicar que Álvarez jugará con dos puntas frente al Deportivo. El parón por los compromisos de las selecciones ha permitido al entrenador trabajar con Kanouté, Luis Fabiano y Negredo. De ellos saldrán los dos que jugarán de inicio. Teniendo en cuenta, además, que el Sevilla juega en casa, sacar a un solo punta nato sería una decisión bastante delicada.

En cualquier caso, para Álvarez lo primordial es que el equipo recupere su equilibrio, que vuelva a hacerse fuerte en defensa y, a partir de ahí, apostar por el sistema de dos delanteros que tanto ha reclamado el sevillismo. Si ese equilibrio no se da, todos los sistemas son inservibles.

  • 1