Local

Juicio a un nazi cómplice de 28.000 asesinatos

Demjanjuk compareció ante la Audiencia 66 años después de los hechos.

el 30 nov 2009 / 20:39 h.

TAGS:

El proceso al ex preso de las SS ucraniano John Demjanjuk, de 89 años y acusado de complicidad en el asesinato de 27.900 judíos, quedó abierto ayer en Múnich como exponente de la justicia tardía y marcado por la confrontación del presunto ejecutor de las órdenes nazis con sus víctimas.


Demjanjuk, ex soldado soviético convertido en un Trawniki, guarda voluntario nazi, compareció ante la Audiencia 66 años después de los hechos en silla de ruedas, cubierto por una sábana hospitalaria y reclamando, por boca de su abogado, su condición de víctima.

Los soviéticos capturados por las tropas de Hitler contra las que luchaban sufrieron su propio Holocausto, apuntó Ullrich Busch, abogado del procesado, quien imputó a la cámara parcialidad por no haber perseguido a su debido tiempo a quienes daban las órdenes, los nazis, y hacerlo sin embargo ahora con quien cayó preso. El letrado se remitió al juicio celebrado en 1966 en Hagen (oeste del país) contra doce SS de Sobibor, de los cuales se condenó a cinco y el resto fue absuelto. De haberse negado a servir a las SS, argumentó Busch, Demjanjuk habría acabado ejecutado, como les ocurrió a cientos de miles de soldados soviéticos capturados.


El argumento de parcialidad fue rebatido por el juez Ralph Alt, quien recordó que ningún miembro de la cámara estuvo en el proceso de 1966. Al alegato de que los Trawniki fueron víctimas respondió Cornelius Nestler, letrado de la acusación particular, recordando que los guardas recibían comida, tenían permisos y hasta vacaciones.
"Ellos asesinaban a los judíos, no al revés", explicó Nestler. "Sin los Trawniki Sobibor no habría funcionado. Ellos eran unos asesinos de extrema crueldad, que seleccionaban y dirigían a las víctimas a la cámaras de gas".

  • 1