Cultura

Julia Montejo indaga en las claves del universo femenino

La gionista de 'Siete vidas' y 'Cuestión de sexo' publica 'Violetas pada Olivia', su segunda novela.

el 17 sep 2011 / 21:48 h.

Julia Montejo.

Para los más teleadictos, el nombre de Julia Montejo remite a títulos como 'Siete vidas' , 'Motivos personales', 'Cuestión de sexo' o 'Gavilanes', series populares en las que ha trabajado como guionista. No obstante, esta autora lleva la algunos años labrándose un camino en la literatura, y todo parece indicar que su última entrega, Violetas para Olivia (Martínez Roca) es la prueba definitiva de que no se equivocaba.

La novela narra la historia de Madelaine, una joven doctora que se ve obligada a regresar a la casa de sus antepasados tras la muerte de su tía Rosario. Los Durango, la principal familia del pueblo, es dueña de la mayor parte de las tierras y de los más prósperos negocios, pero también pesa sobre ellos una larga leyenda de infortunio y numerosas habladurías. "Es una historia de tres generaciones, a través de la cual quería hablar de las herencias invisibles, de cosas que heredamos que no podemos explicarnos, y que van más allá de los rasgos físicos: por qué te enamoras de una persona y no de otra, por qué te sientes bien en un lugar determinado o tienes reacciones imprevisibles", afirma.

Como su debut en el campo de la narrativa, titulado Eva Desnuda, esta nueva obra tiene un fuerte protagonismo femenino y se desarrolla en un lenguaje asequible. "Aspiro a una narrativa transparente, para todos los públicos, que no permita que nadie tropiece con el lenguaje", comenta la escritora. No obstante, ese ejercicio tiene, según dice, poco que ver con sus faenas televisivas. "En el guión la técnica es muy constreñida, es como hacer un traje estrecho, mientras que la literatura es un traje holgado, que te permite hacer un trabajo psicológico sobre los personajes, jugar con el lenguaje, moldear ideas. Puedes ser buen guionista y pésimo escritor, pero ambas cosas ayudan a construir estructuras y a aprender a mantener el ritmo".

Cuando se le pregunta si vuelve a ponerse de moda el romanticismo, Montejo duda: "En esta novela hay grandes pasiones, pero creo que tiene que ver más con lo gótico que con lo romántico. Lo que parece seguro es que en tiempos de crisis uno no tiene muchas ganas de rodearse de miserias, y sí de zambullirse en historias más ligeras, que mantengan la empatía con el prójimo. Violetas para Olivia ahonda en la personalidad femenina. Estoy segura de que los lectores varones que se acerquen a ella van a entendernos mejor después de leerla".

"Además", agrega la pamplonica, "el libro refleja que las mujeres hemos tenido poco espíritu gremial. En lugar de transmitir, hemos ocultado". Sobre la posibilidad de que la obra sea llevada al cine, la escritora no tiene dudas al respecto: lo hará otro "No escribiría el guión. Cuando termino una historia y elijo su formato, he cubierto el ciclo. Creo que tanto el cine como la televisión son colaborativos, mejoran porque hay mucha gente trabajando en ello", apostilla Montejo.

  • 1