jueves, 21 marzo 2019
15:06
, última actualización
Local

Julián Muñoz declara en el caso "Minutas" que tenía "fe ciega" en Gil y que firmaba lo que él mandaba

el 05 may 2010 / 15:57 h.

TAGS:

El ex alcalde del municipio malagueño de Marbella, Julián Muñoz,   aseguró hoy que tenía "confianza" y "fe ciega" en el fallecido Jesús  Gil, y además insistió en que éste "era el que mandaba, ordenaba y  dirigía" en el Consistorio marbellí, por lo que aseveró que "firmaba  lo que Gil me mandaba".

Julián Muñoz declaró hoy por primera vez ante el fiscal  Anticorrupción, Francisco Jiménez Villarejo, después de que ayer  terminase el interrogatorio al letrado José María Del Nido, en el  caso 'Minutas' sobre las presuntas irregularidades en los encargos  profesionales realizados por el Consistorio marbellí a Del Nido. El  próximo lunes tiene previsto que continúe la sesión con el  interrogatorio a Muñoz.

Julián Muñoz aseguró que Gil desde el Club Financiero "ordenaba,  mandaba y dirigía absolutamente todo" y añadió que "cuando me rebelé  contra Gil fue cuando me quitaron la cabeza". Además, en relación con  la contratación del abogado Del Nido manifestó que la misma la  realizó el propio Gil y Gil.

El ex regidor aseguró que desde el año 93 presidió muchas  sociedades, "por que así lo entiende Gil", aunque defendió que su  puesto "era puramente político e institucional".

En la sesión de hoy insistía en que "si yo firmé decretos,  convenios y todo lo que me ponían era porque era orden expresa del  alcalde, Jesús Gil" por lo que sentenció que "no se daba ni un paso  sin que el señor Gil lo supiera".

En esta misma línea indicó que si a Gil "no se le obedecía, lo más  fácil es que te pusiera en la mismísima calle" y "cuando yo me rebelo  contra él, el mismo como presidente del grupo político GIL, planta  una moción de censura y pasa sobre mí como una apisonadora".

Por otro lado, Muñoz añadió, en relación a la firma de documentos  que "si alguien me llega a advertir que yo no puedo firmar, no  hubiera firmado" y añadió que el interventor "no puso reparos  absolutamente a nada" y cuando lo hizo "inmediatamente" no firmaba.  "En Marbella hacía, deshacía, ordenaba, mandaba y dirigía Gil",  sentenció.

"El señor Gil controlaba el partido, el señor Gil controlaba el  Ayuntamiento, controlaba las sociedades y a gran parte de los  concejales, y aunque estuviera inhabilitado ejercía", insistió el ex  regidor en su declaración.

Muñoz indicó que si firmaba los documentos "sin saber lo que  firmaba" era por que a su juicio "entendía que todo lo que se ponía a  la firma era correcto" y además manifestó que "nunca se me paso por  la cabeza que era incorrecto", ya que los "técnicos no me advertían  de lo que no se puede hacer", por lo que indicó, que "cuando quise  poner orden como alcalde electo me cortaron la cabeza".

Asimismo, precisó que algunas de las decisiones que toma cuando es  nombrado alcalde electo son "la de sentarme" con el secretario,  tesorero e interventor para decirles "que no se mueve ni un sólo  papel del Ayuntamiento y ni una sola peseta que no sea supervisada  por ellos", así como la de rebajarle el sueldo "a todo el mundo";  quitar los complementos de productividad a todos los concejales del  Ayuntamiento; quitarle "al interventor la casa que estaba pagando el  Ayuntamiento de Marbella en Estepona", cesar al ex asesor urbanístico  de Marbella, Juan Antonio Roca, y llegar a un acuerdo con la Junta de  Andalucía para el Plan General.

También explicó que todo el dinero que salía del Ayuntamiento de  Marbella iba "firmados por los tres claveros: el interventor, Juan  Antonio Castro; el tesorero, y concejal correspondiente de Hacienda".  Preguntado por si al interventor se le permitió desarrollar la  función de control que pretendía desarrollar sobre las sociedades  municipales, indicó que "siempre que el quisiera, otra cosa es que no  lo hiciera".

Además, añadió en relación con el interventor que "se despachaba  solito con Gil en el despacho financiero". En este sentido, indicó  que Gil tenía "un enfrentamiento personal con el interventor", y tras  la pregunta del fiscal de que dicho enfrentamiento, era porque,  supuestamente, el interventor estaba colaborando y facilitando  información a la Fiscalía Anticorrupción, Muñoz contestó que por qué  no consideró el interventor que "su casa --en Estepona-- la estaba  pagando el Ayuntamiento".

Preguntado por su relación con el letrado, José María del Nido,  aseguró que su relación en aquel tiempo era "profesional" pero que  después se fraguó una amistad, aunque incidió en que en aquel tiempo  "el roce es puramente de trabajo". No obstante, dejó claro que era  Gil el que le encargaba el trabajo a Del Nido que debía realizar y  pactaba con él los honorarios. "Al señor Del Nido lo contrata Gil y  los precios los pacta con Gil", sentenció.

También manifestó que el Ayuntamiento de Marbella no tenía  asesoría jurídica, sino que lo que tenía eran abogados externos y que  actualmente se sigue contratando por decreto.

  • 1