Cultura

Julio Iglesias: ''Mi éxito es cantar tras 41 años y alargar mi pasión por la música''

Una buena causa traerá a nuestro cantante más internacional hasta El Rocío, donde esta noche, a las 22.30 horas, cantará sobre el escenario dispuesto por la Hermandad Matriz. Los beneficios del concierto ayudarán a construir un orfanato en el Congo. Julio cuenta sus impresiones al respecto.

el 16 sep 2009 / 06:55 h.

Por Nacho Martínez. Huelva

-Mañana cantará en la aldea de El Rocío, ¿qué espera del público asistente?

-Yo, cuando canto en Huelva, estoy cantando en mi país, y eso significa para mí pasarlo de maravilla con la gente tratándole de trasmitir mi pasión por la música, que es un poco de lo que vivimos los artistas. Cantar es muy fácil, pero cantar y emocionar es muy difícil.

-¿Qué canciones de su extenso repertorio tiene preparadas para el concierto de El Rocío?

-Puedo cantar 30 o 40 canciones que están en la cabeza, en el alma de las gentes de hasta tres generaciones distintas...

-¿Cuáles considera imprescindibles?

-Le puedo citar 'El Quijote', 'Abrázame', 'Hey', 'Un canto a Galicia', 'Truhán, señor', 'De niña a mujer', 'La vida sigue igual', 'La carretera'...

-Su concurrencia en El Rocío es por una causa solidaria de la que se beneficiarán 62 niños muy enfermos del Tercer Mundo. ¿Qué opina del proyecto de construcción del orfanato del Congo que lidera la Hermandad Matriz de Almonte, al que se destinará cuanto se recaude por las entradas de su concierto?

-Lo conozco bien porque me explicaron en qué consistía cuando me invitaron a El Rocío. Sé que ya ha participado en este festival solidario Raphael y ahora me toca a mí. Lo único que espero es que todo salga bien y que un proyecto como ése, que vale tanto la pena, salga adelante.

-Entrando en lo estrictamente musical, no me resisto a preguntarle, dada su dilatada trayectoria, por las diferencias que observa en el mundo musical actual frente al de hace 40 años.

-He tenido mucha suerte porque nací en una época en donde el artista cantaba una canción y duraba en la radio cuatro meses. Ahora dura 15 días, y es que así el chaval no tiene tiempo a recuperarse. Al artista de hoy le falta tiempo.

-Después de recibir el único Disco de Diamante que se ha otorgado, ¿qué le queda por conseguir a Julio Iglesias en su carrera?

-El Disco de Diamante es una mentira. Yo lo que he conseguido es cantar después de 41 años, alargar mi pasión y reactivarla continuamente. He conseguido volver a los sitios, y cuando uno vuelve ya ha ganado mucho más que un disco de brillante, ha ganado el respeto y el cariño del público.

-Entonces, ¿no le importan los premios?

-No es que no me importen, es que yo no vivo ni del presente ni del pasado, vivo del futuro. El presente ya ha pasado.

-Bien, pues entonces, ¿en qué proyecto futuro está empeñado o le gustaría ver realizado?

-Mi proyecto más grande sería cantar a tus hijos, y a los hijos de tus hijos... (Risas).

-Tras más de 5.000 conciertos sobre sus espaldas, ¿cómo afronta cada vez que se sube a un escenario?

-Primero pregunto cómo ha sido la cosecha de tomates; si ha sido muy mala, canto muy tranquilo, ahora, como haya sido buena, entonces voy con más miedo. (Más risas).

-¿Qué consejo le daría a un joven artista que quiera dedicarse a la música?

-Dar consejos es muy fácil, pero lo que hay que enseñar a la gente con valores propios, es decir, con hechos. Un artista que quiere cantar tiene que tener una disciplina férrea. No se trata tanto de tener talento como parece, sino mucho más de voluntad. Un artista tiene que sentir pasión por lo que hace, abnegación. Después, lo importante para mí serían mil cosas...

-Como por ejemplo...

-Pues son cosas que se van formando. Uno nace con cierto talento, lógicamente, porque si no tienes talento no puedes hacer nada. Yo, por ejemplo, soy una persona que nació con muy poco talento. Y de cantar La vida sigue igual, una canción atractiva, pasé a cantar con Sinatra, Stevie Wonder, con Diana Ross, con Plácido Domingo, con el pop y con el rock, con Sting... Es decir: aprendí.

-Usted ha sido el artista que más nos ha dado a conocer en el extranjero. ¿Le ha resultado fácil?

-Vender nuestro país a los que no lo conocen es facilísimo. Saberlo vender es lo que es difícil. Hay que enseñarle a la gente lo que es España, enseñarle su multiculturalidad, sus caracteres diferentes, y eso es una labor muy, muy difícil. Precisamente una de esas dificultades es explicar la diferencia entre Galicia y Andalucía, o entre Cataluña y la parte cantábrica. Lo más importante es enseñar a España unida; enseñar que dentro de esa unidad hay caracteres variopintos es mucho más complicado.

  • 1