Local

Junta y Estado sellan 'el traspaso estrella del río de la autonomía'

El Guadalquivir pasará a manos de la Junta de Andalucía el próximo julio. El traspaso estrella del nuevo Estatuto marcará un nuevo camino para la gestión del agua en España, señaló el Gobierno. "Después de ocho meses de intenso trabajo entre ambas administraciones, se cierra el traspaso estrella del nuevo Estatuto, el del Guadalquivir, el río estrella de la autonomía".

el 14 sep 2009 / 20:02 h.

TAGS:

El Guadalquivir pasará a manos de la Junta de Andalucía el próximo julio. El traspaso estrella del nuevo Estatuto marcará un nuevo camino para la gestión del agua en España, señaló el Gobierno.

"Después de ocho meses de intenso trabajo entre ambas administraciones, se cierra el traspaso estrella del nuevo Estatuto, el del Guadalquivir, el río estrella de la autonomía". Con estas palabras anunció el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, el acuerdo sobre la transferencia del río, que firmó junto a la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado.

La de ayer en el parador de Cazorla fue la segunda reunión de la Comisión Bilateral de Cooperación Junta-Estado sobre el traspaso del río, tras la primera de constitución el pasado 9 de abril. El documento firmado entre la administración autonómica y estatal consta de ocho puntos y un calendario de actuaciones con un horizonte a 1 de julio de 2008, cuando entrará en vigor del decreto de la transferencia del Guadalquivir, cuya cuenca está en un 90% en Andalucía, así como el 98% del uso de su agua.

Tras el acuerdo quedan por resolver dos puntos: el traspaso de trabajadores de una administración a otra y el montante económico de la operación, que dependerá, según dijo Zarrías, "de la liquidación del presupuesto de 2007 de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir". El patrimonio de la CHG, a datos de 2005, fue de 2.153 millones de euros y su presupuesto anual ronda los 450 millones.

Andalucía gestionará 53 de los 57 pantanos ubicados en la cuenca del Guadalquivir, todos salvo Fresneda y Montoro, en Castilla-La Mancha, y Jándula (Jaén) y Pintado (Sevilla), por afectar a otras comunidades. El primero a la industria de Puerto Llano, en Albacete, y el segundo a la provincia de Badajoz, puesto que el embalse recoge las aguas del río Pintado, que transcurre íntegro por Extemadura. El acuerdo descarta, como se anunció en un principio, que el Estado pueda asumir las competencias de una red de embalses andaluces en situaciones de riesgo extremo (como incendios o casos graves de contaminación).

Según recoge el documento, la Junta tendrá las competencias sobre las aguas de la cuenca que transcurren por Andalucía, la administración central y autonómica se coordinarán para intercambiar información hidrológica y establecerán el régimen de explotación y desembalses en las zonas en que compartan competencias, y el Estado reservará a través del Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir el agua asignada a la cuenca.

La Junta, además, deberá crear los órganos de gestión y participación para la cuenca del Guadalquivir que transcurre por Andalucía y tendrá las competencias sobre la protección del dominio público hidráulico. En cuanto a las obras públicas, el Estado tendrá las competencias sobre las declaradas de interés general.

La firma marca un camino jurídico. La ministra de Administraciones Públicas remarcó no sólo que "este acuerdo consolida una de las señas de identidad del nuevo Estatuto" sino que, abundó en clara alusión al Ebro, "define un nuevo modelo de gestión en el agua cuando hay una cuenca distribuida entre varias comunidades".

Zarrías destacó que ahora "Andalucía podrá hacer una gestión íntegra de su medio ambiente, después de los traspasos de las cuencas mediterránea y atlántica en 2005 y 2006, respectivamente, y la de los Parques Nacionales de Sierra Nevada y Doñana hace unos meses". Zarrías, que se confesó "emocionado", calificó el día como de "verdaderamente histórico". "Hoy se abre un camino por el que irán otros ríos".

La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, se mostró "satisfecha" por el acuerdo, que "sienta las bases de un modelo de Estado y de planificación sobre las políticas de agua, que supondrá una democratización de la gestión hídrica, según marca la Unión Europea".

  • 1