Economía

Junta y partidos apoyan la gran alianza nacional de Caja Granada

«No pondremos barreras nacionalistas», dice el presidente de del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán

el 19 abr 2010 / 20:28 h.

El espectro político andaluz respaldó ayer la opción de Caja Granada por gestar a nivel nacional una gran alianza financiera, mediante la fórmula de la fusión fría (o SIP), con Cajastur, Caja Cantabria, Caja Murcia, Caja de Extremadura y Caixa de Baleares, y de la que saldría la tercera entidad del sector tras La Caixa y Caja Madrid.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, defendió ayer, en relación a la posible operación, que las cajas de la comunidad tienen que ganar tamaño y ampliar el territorio, si bien "salvaguardando" el modelo eficiente y de responsabilidad social que es intrínseco a las cajas de ahorros. La granadina ha reconocido ya que mantiene "conversaciones", y ha sido Caja Cantabria la que ha puesto nombres: ambas con Cajastur, Caja Murcia, Caja Extremadura y Caixa de Baleares.

"Ya se lo dije al presidente de Caja Granada, que la apuesta no es mala si de lo que se trata es de salvaguardar el modelo de las cajas de ahorros, un modelo eficiente y de responsabilidad social, y ese modelo no puede convivir con cajas de pequeñas dimensiones", afirmó Griñán.

Estas palabras tienen un trasfondo: los SIP de cajas de ahorros pero que tienen como fórmula de unión un banco, tal y como se ha concebido para la compleja operación entre Cajastur y la intervenida Caja Castilla-La Mancha (CCM), y que ha sido criticada por varios sectores por desvirtuar la esencia misma de las cajas (su representación social).

No en vano, fuentes de CCOO de Andalucía señalaron que la sociedad central del SIP (la que articulará esa integración) debe ser "una caja de cajas y no un banco de cajas", para así "poder preservar su naturaleza social".

El presidente andaluz se mostró partidario de que las cajas de ahorros ganen tamaño y amplíen el territorio y, en el caso de la entidad granadina, dijo, "se busca" una entidad de mayor dimensión respetando la singularidad y las obras sociales correspondientes, pero integrando responsabilidades y recursos, lo que resulta "más que una fusión fría".

Griñán dijo no tener inconveniente en "seguir profundizando" en la reestructuración financiera de la comunidad y aseveró: "No será Andalucía la que ponga barreras nacionalistas que sofoquen las pervivencia de las cajas".

Tras reiterar la idea de que lo que quiere la Junta de Andalucía es una caja de ahorros "fuerte" en la región, matizó que este proceso se puede "incrementar con más fusiones" y que de lo que se trata es de "sobrellevar la crisis manteniendo vivo" el modelo de las entidades.

Mientras, la secretaria provincial del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, dijo que respaldarán cualquier decisión de los órganos de gobierno de Caja Granada que redunden en el fortalecimiento de la entidad y el beneficio de la provincia.

El presidente provincial del PP, Sebastián Pérez, manifestó que el paso "está bien dado", porque todo lo que sea para "fortalecer" a la caja "será bueno". El PP respaldará esta operación "siempre y cuando se respete a los trabajadores, la lealtad territorial y la naturaleza social con la que nació la caja".

El coordinador provincial de IU, Manuel Morales, dijo que explorar acuerdos como éste, "respetando las señas de identidad" de la caja, "es obligatorio" para que no se quede aislada.

  • 1