Deportes

Justicia a medias para Gil Manzano y el Betis

El CTA lo sanciona con un partido de suspensión pero en principio no le toca el bolsillo. Los árbitros de Primera ganan 3.577 euros por partido. Un asistente, casi 1.500.

el 25 feb 2014 / 23:20 h.

Los jugadores del Betis rodean a Gil Manzano tras el penalti del 0-1 para el Athletic / Real Betis Los jugadores del Betis rodean a Gil Manzano tras el penalti del 0-1 para el Athletic / Real Betis El estropicio que el árbitro extremeño Jesús Gil Manzano provocó el domingo al Betis en su partido contra el Athletic ya no tiene remedio, porque los puntos se fueron para Bilbao y no regresarán a Sevilla, pero la pésima actuación del colegiado internacional de nuevo cuño tendrá repercusiones. Las tangibles serán para el propio trencilla, que recibió ayer mismo el castigo de sus jefes y no dirigirá el Rayo Vallecano-Valencia de este fin de semana, para el que había sido designado. Ylas no tangibles, porque son más morales que otra cosa, son para el club verdiblanco, que ve cómo el Comité Técnico de Árbitros (CTA) le da la razón y hace justicia. Amedias, pero justicia al fin y al cabo. El organismo que dirige Victoriano Sánchez Arminio no dudó un instante y dos días después del espectáculo del Villamarín anuló la nominación de Gil Manzano para el encuentro que se jugará en Vallecas el próximo domingo a las nueve de la noche. También castigó al asistente que no vio el claro penalti de Balenziaga a Rubén Castro, el también extremeño Ángel Nevado Rodríguez. El duelo cae ahora en las manos y el silbato de Clos Gómez. En cuanto al otro asistente, el madrileño Marcos Álvarez Moreno, de momento no se conoce que haya sido sancionado, a pesar de que su negligencia también resultó fundamental al no ver otro penalti, también de Balenziaga ante Rubén Castro pero en esta ocasión por interceptar un remate del canario con el brazo izquierdo. Álvarez Moreno no había sido designado para ningún encuentro de la 26ª jornada. UN ÁRBITRO DE PRIMERA GANA 3.577 EUROS MÁS OTRAS PARTIDAS POR JORNADA Está por ver si la sanción a Gil Manzano va más allá de la simple suspensión de un encuentro y toca al protagonista donde más suele doler: el bolsillo. Y no es pecata minuta el asunto porque no es pecata minuta lo que gana un árbitro de Primera División. Ahí van los datos, oficiales todos porque aparecen en la web del CTA. Un colegiado de Primera, por ejemplo Gil Manzano en el Betis-Athletic, cobra 3.577 euros por partido. Sus asistentes tampoco salen mal parados: 1.498 euros cada uno. Yel cuarto árbitro, igual: 1.462 euros. A estas cifras hay que añadir otros 59 euros brutos por partido «cuya utilización no será necesario justificar», apunta el CTA. «Irán incluidos en esta asignación gastos como taxis (traslados a aeropuertos, estadios, etc.), peajes, aparcamiento, gasolina vehículo particular, etc», explica. Y hay más. «Se facturarán dos dietas de 53,00 euros cada una en aquellos desplazamientos en que se utilice una pernoctación en hotel y tres dietas del mismo importe cuando se utilicen dos pernoctaciones», añade el CTA, que por último paga 0,19 euros/kilómetro si el trencilla viaja en coche particular. El conflicto entre Gil Manzano y el Betis no termina en el CTA. Otro comité, el de Competición, debe dictaminar hoy si quita la amarilla que vio Rubén Castro por simular, según el colegiado, el penalti que sí le hizo Balenziaga.

  • 1