Local

Justicia revisa el uso del alfabeto para los apellidos

El Ejecutivo dice que está «abierto» a las propuestas, aunque no renunciará al principio de igualdad.

el 05 nov 2010 / 20:49 h.

TAGS:

Ciudadanos esperan su turno para realizar gestiones en un Registro Civil.
El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que el Ejecutivo está "abierto" a las propuestas que provengan de las Cortes sobre el orden de los apellidos de los hijos en el caso de que no haya acuerdo entre los progenitores. Rubalcaba se refirió así al proyecto de ley del Registro Civil, que se encuentra en trámite de enmiendas en el Congreso, que prescinde de la histórica preferencia del apellido paterno frente al materno y permite que sean ambos progenitores los que decidan el orden de los apellidos, primando, en caso de desacuerdo, el orden alfabético.


El vicepresidente primero bromeó sobre la posibilidad de que su primer apellido, Pérez, se extinga, aunque quiso dejar claro que "no es justo", ni "igualitario" que, en caso de disenso entre los padres, sea el apellido paterno el primero, como establece el Código Civil. Rubalcaba recordó que en 1999 el Gobierno del PP cambió el Código Civil e incluyó una cautela "absolutamente sensata" por medio de la cual los progenitores pueden escoger el orden de los apellidos del hijo. Sin embargo, en caso de que éstos no se pongan de acuerdo, es el apellido del padre el que prevalece, según matizó el vicepresidente primero del Gobierno.


Este último punto es el que para el Gobierno "no cabe en la Constitución", puesto que la Carta Magna habla de que hombres y mujeres son iguales, también en los apellidos, añadió Rubalcaba. A esta cuestión de principios, el vicepresidente destacó que el Gobierno "no va a renunciar". Sin embargo, el Ejecutivo sí "está abierto" a modificar que, en caso de desacuerdo, sea el orden alfabético el que prime y señaló que los grupos parlamentarios en las Cortes "pueden dar una solución diferente" a ésta. "Puede haber otro más sensato", reconoció el vicepresidente.


Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró que el cambio de la ley es "una liebre que ha soltado el Gobierno" para no "meterle mano" a las reformas que, a su juicio. También ironizó con su apellido y el del presidente: "Va a haber muchos Aguirres y pocos Zapateros".

  • 1