Local

Justo Padilla deja la Alcaldía después de treinta años en el cargo

Justo Padilla dijo que 30 años y no más. Tras un primer intento baldío de dejar la Alcaldía en 2007, frustrado por plebiscito, el único alcalde de Guillena en democracia presentó ayer su dimisión "irrevocable y por motivos personales". Y negó que su decisión fuera por las causas judiciales que pesan sobre su gestión.

el 16 sep 2009 / 03:03 h.

TAGS:

Justo Padilla dijo que 30 años y no más. Tras un primer intento baldío de dejar la Alcaldía en 2007, frustrado por plebiscito, el único alcalde de Guillena en democracia presentó ayer su dimisión "irrevocable y por motivos personales". Y negó que su decisión fuera por las causas judiciales que pesan sobre su gestión.

Padilla se levantó, como todos los días, a primera hora, pero esta vez con un papel en la mano: su renuncia como alcalde de Guillena. Una decisión meditada en silencio y que ayer dio a conocer a los vecinos a través de una carta que se repartió por el municipio.

El ya ex regidor afirmó que su marcha responde a "un compromiso adquirido" con su familia y él mismo, tras permanecer en el sillón de la Alcaldía desde 1979, el único que seguía además del alcalde de Marinaleda, José Manuel Sánchez Gordillo (IU). Sin embargo, sobre su renuncia también sobrevuelan dos acusaciones judiciales por una presunta concesión para edificar naves en suelo rústico y por otro permiso con el que supuestamente dejó construir viviendas en Lagos del Serrano pese a que está prohibido.

Ante estas sospechas, Padilla remarcó que su renuncia no tiene que ver con las causas abiertas y que, prueba de ello, es que hace dos años, antes de las elecciones locales de 2007, trató sin éxito de no ser candidato. Ese intento cayó en saco roto, ya que "sectores económicos y el propio partido recogieron firmas" para evitar su marcha. Y el resultado fue abrumador: un 68% del pueblo quería que se quedara, similar apoyo que obtuvo después en las urnas. "Con esas firmas quedaba deslegitimada mi petición", indicó Padilla que, no obstante, comunicó al PSOE que abandonaría a mitad de legislatura, es decir, el 27 de mayo, fecha en la que probablemente se convoque el pleno que oficialice la marcha. Su decisión encontró el respaldo del PSOE provincial.

Padilla deja la Alcaldía, pero con todo atado, hasta su sucesor: será el primer teniente de alcalde, Lorenzo José Medina, de 30 años y economista. Pese a su juventud, le avalan sus diez años en el Consistorio y ser vocal en la Ejecutiva del PSOE provincial. Medina avanzó que seguirá "la línea marcada por Padilla" y que espera que su toma de posesión sea a primeros del junio. Por su parte, el ex regidor destacó de su relevo "su gran formación profesional". Es más, indicó que ya asumía funciones de alcalde cuando estaba volcado en la presidencia de la Mancomunidad de la Vega, puesto del que también renunciará mañana tras 22 años.

Su destino es una incógnita. Es posible que se dedique al negocio familiar, una librería. Pero tampoco descarta aceptar la oferta de los alcaldes de La Vega, que quieren que siga en la Mancomunidad, pero en el puesto de gerente o técnico.

  • 1