martes, 11 diciembre 2018
13:38
, última actualización

Juzgan a dos ginecólogos por el fallecimiento de un bebé en Gerena

Los padres del pequeño piden para los dos médicos dos años de cárcel y seis de inhabilitación.

el 01 dic 2011 / 21:40 h.

Dos ginecólogos del hospital Virgen del Rocío se sentarán este viernes en el banquillo acusados de una negligencia médica que, supuestamente, causó la muerte de un bebé que nació por cesárea en 2006. Los padres del pequeño, que son de la localidad de Genera, reclaman dos años de cárcel y seis de inhabilitación para cada uno de ellos.

Los hechos que ahora se juzgan ocurrieron hace cinco años, ya que la investigación del caso, que la dirigió el Juzgado de Instrucción número 15, ha sido larga debido a la complejidad de acreditar que la muerte del bebé se produjo realmente por una imprudencia de los médicos al emplear los fórceps. Según explicaron fuentes del caso, el pequeño nació el 28 de noviembre de 2006 en el Virgen del Rocío en un parto en el que tuvo que practicarse una cesárea a la madre, que era primeriza y que, tras el incidente, no volvió a quedarse embarazada. En el transcurso de la misma los dos ginecólogos tuvieron que emplear los fórceps para poder extraer el bebé momento en el que supuestamente se la causó una fractura del cráneo. Tras el parto, el bebé tuvo que ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) dónde permaneció durante 73 días hasta que finalmente murió el 6 de febrero de 2007.

La autopsia que se le practicó al cadáver del bebé determinó que tenía lesiones en el cráneo, en concreto, los "dos huesos parietales rotos", según detallaron las mismas fuentes. Sin embargo, este informe no determina por qué se produjeron estas lesiones y si éstas se corresponden con una mala praxis de los ginecólogos ahora procesados. Fue un informe posterior de un médico forense el que vincula la muerte con "una negligencia médica", pues la "achaca a un mal uso de los fórceps".

Por ello, los padres iniciaron acciones por la vía penal al considerar que se trata de "un homicidio por imprudencia grave" por el que le reclaman a cada uno de los galenos dos años de cárcel y seis de inhabilitación para el ejercicio de la medicina. La Fiscalía, en cambio, no considera que los hechos sean constitutivos de delito, sino que los considera como una falta por imprudencia con resultado de muerte. Las defensas de los doctores, por su parte, reclaman la libre absolución de ambos.

Las acusaciones, además, les reclaman una indemnización de 150.000 euros para los padres; a los que el abogado de la madre añade otros 100.000 por daños morales, ya que ella sufrió una depresión. El Ministerio Fiscal deja, en cambio, la indemnización en 135.000 euros. El juicio se celebrará hoy en un juzgado de lo Penal de Sevilla.

  • 1