Local

Juzgan a un vecino de Ubeda por agredir sexualmente a nueve mujeres en apenas un mes

el 18 nov 2010 / 17:07 h.

TAGS:

El acusado de agredir sexualmente a nueve mujeres en apenas un mes  ha reconocido únicamente seis de esos episodios, si bien ha asegurado  que nunca agredió a nadie y sólo se "limitaba a tocar el culo y salir  corriendo" porque le daba un "impulso" del que se ha mostrado  "arrepentido".

Así lo ha explicado A.C.R. en la vista oral que se ha celebrado  este jueves en el Juzgado de lo Penal número tres de Jaén, donde se  han enjuiciado los hechos ocurridos entre el 29 de diciembre de 2009  y el 27 de enero de este año, cuando fue detenido por la Policía  Nacional tras el aviso de la última víctima que "sacó fuerzas de  donde pudo" y lo siguió para que los agentes no le perdieran la  pista.  

En ese corto periodo de tiempo realizó, presuntamente, nueve  agresiones (una de ellos en grado de tentativa), de las que una se  habría producido en Villacarrillo y el resto en distintas zonas de  Ubeda, como las calles Sagasta, Cristo Rey o Santo Domingo Sabio.  Además, cuatro se produjeron en la misma jornada del 18 de enero.

El hombre, sin embargo, ha afirmado que sólo cometió seis ataques  --ha negado haberlo hecho en Villacarrillo-- para precisar, en  cualquier caso, que no ha "agredido a nadie". "Me limitaba a tocarles  el culo y salir corriendo", ha manifestado para añadir que sabía que  le pasaba "algo raro". En este sentido, ha negado que pensara en  abordar a las mujeres con antelación, ya que su comportamiento  obedecía a un "impulso". "Sólo me daba un impulso en un momento del  día y actuaba de esa manera. La veía, aparcaba, la seguía a pie unos  metros hasta tocarla", ha señalado.

Este era, según ha indicado, su modo de actuar sin que para ello  utilizase prendas para ocultar el rostro, como gorras y bragas, como  sostiene la acusación. Después, se arrepentía y "llegaba hasta  llorar", algo que ha reiterado también en la sala, donde ha apuntado  que el depósito de 24.000 euros efectuado por su posible  responsabilidad es una muestra: "Con ello quiero pedir perdón a las  víctimas y a todos a los que haya hecho daño y para arreglar de  alguna forma lo que he hecho", ha subrayado.

POR LA ESPALDA

El relato de las víctimas, no obstante, dista bastante del que ha  ofrecido el acusado. Todas han contado que las agresiones fueron  violentas. El hombre las abordaba por la espalda en plena calle,  portales o, incluso, en sus vehículos y las agarraba con fuerza con  una mano (en unos casos por los hombros, otros por la cintura)  mientras que con la otra les realizaba tocamientos.  

Además, lo identificaron en la rueda de reconocimiento en la que  participaron por distintos factores, como los ojos, la ropa o su  complexión física, ya que en casi todos los casos "iba tapado". Las  mujeres también han coincidido en las consecuencias de estas  experiencias en su vida normal, de modo que muchas han necesitado  tratamiento psicológico y, por ejemplo, tienen "miedo" a salir  solas.

Por ello, la acusación particular que ejercen siete de las mujeres  pide una condena de 26 años de cárcel por siete agresiones sexuales  con el agravante de disfraz en seis de ellas; una multa de 1.500  euros por una falta de lesiones y una indemnización a cada víctima de  12.000 euros. El fiscal solicita una pena de ocho años y medio de  cárcel por nueve agresiones sexuales, una de ellas en grado de  tentativa. La defensa, por su parte, pide la libre absolución o que  A.C.R. sea considerado autor de faltas de vejaciones injustas con las  atenuantes de trastorno metal, arrepentimiento espontáneo y  resarcimiento.

  • 1