Deportes

Kanouté-Villa: el gran duelo

Sevilla y Valencia tienen en su mano la posibilidad de mantener o cambiar la dinámica que desde hace varias jornadas caracteriza a la lucha por el tercer puesto. Ganar supondría dar un paso clave, y para ello ambos equipos encomendarán sus aspiraciones al estado de gracia de sus estrellas.

el 16 sep 2009 / 01:18 h.

Sevilla y Valencia tienen en su mano la posibilidad de mantener o cambiar la dinámica que desde hace varias jornadas caracteriza a la lucha por el tercer puesto. Ganar supondría dar un paso clave, y para ello ambos equipos encomendarán sus aspiraciones al estado de gracia de sus estrellas.

En estos momentos, las dos que más brillan en sus filas son Frederic Kanouté y David Villa. Ambos tienen gran parte de la culpa de que sus respectivos equipos estén lanzados en busca de una plaza en la próxima edición de la Liga de Campeones. Mientras el Sevilla sigue ocupando el privilegiado tercer puesto de la tabla pese a su derrota ante el Getafe, el Valencia se ha convertido en un peligroso compañero de viaje. Tres victorias consecutivas y la irregularidad del Villarreal han situado al equipo de Unai Emery a ocho puntos del cuadro de Manolo Jiménez en vísperas de su duelo en Mestalla.

Allí medirán sus fuerzas dos rivales que cuentan con futbolistas muy importantes en sus filas pero que, en estos momentos, avanzan fundamentalmente gracias al talento y la capacidad resolutoria de sus delanteros más en forma. Los datos hablan por sí solos: en el Sevilla, Kanouté suma once goles en los nueve últimos partidos de Liga. Hasta que el Getafe consiguió frenarle, llevaba cinco jornadas consecutivas viendo puerta. El franco-malí, que ha marcado siete de sus 16 goles lejos del Sánchez Pizjuán, donde nadie ha logrado pararle en las cuatro últimas salidas: Espanyol, Athletic, Málaga y Recreativo de Huelva vieron cómo les marcaba sin remisión.

Para Kanouté, el encuentro del próximo domingo contra el Valencia supone un doble reto: por un lado, prolongar su espectacular momento para tirar del carro y acercar al equipo un poco más a su ansiada Liga de Campeones; y por otro, seguir haciendo buenos su números frente al Valencia, ante el que nunca ha perdido en Liga (cuatro victorias y un empate) y al que esta misma temporada eliminó de la Copa del Rey, con gol incluido en la vuelta de cuartos de final.

LA AMENAZA. Para David Villa, el choque tiene una especial trascendencia. Ganar supondría reducir la ventaja del Sevilla a sólo cinco puntos, además de afianzarse en el cuarto puesto de la clasificación. El asturiano ha marcado tres goles en las dos últimas jornadas y, junto a Kanouté, es uno de los delanteros más en forma de la Liga. Pese a los problemas físicos que ha acusado, lleva diez tantos en lo que va de año 2009 -uno menos que el franco-malí- y vuelve a liderar a un equipo cuya moral está por las nubes. Villa, además, no es un rematador nato. Jugando siempre al límite del fuera de juego -es el futbolista que más veces incurre en esta infracción- ha conseguido celebrar 15 de sus 22 dianas en Mestalla. Todo un aviso al que hay que añadir su facilidad para batir al Sevilla, el segundo equipo al que más veces ha marcado (ocho, dos de ellas con el Valencia) tras el Dépor (nueve). El gran duelo está servido.

  • 1