Deportes

Kanouté y Cesc firman la paz tras acusarse

El sevillista dice que hubo "provocación e insultos" mientras el azulgrana niega racismo alguno.

el 23 oct 2011 / 15:53 h.

Kanouté y Cesc, enfrentados.

La polémica entre Frederic Kanouté y Cesc Fàbregas acaparó buena parte de la resaca del partido del sábado, aunque nadie ha dicho todavía qué pasó exactamente. Ambos futbolistas han hablado del asunto y, tras dialogar por teléfono, lo dan por zanjado. Eso sí: antes de esa charla, Kanouté lamentó lo ocurrido con el barcelonista, cuyo comportamiento, al igual que el suyo propio, criticó. Cesc, por su parte, negó cualquier insulto racista y, mal informado, llegó a hablar de "cobardía" y de "opción fácil para justificar su mal comportamiento". Luego, ambos firmaron la paz sin que ninguno de los dos revelase el motivo de su pelea.

Kanouté fue el primero en hablar. Lo hizo a primera hora de la tarde, a través de su cuenta oficial de Twitter, donde se refirió al incidente que le costó la expulsión. "Siento mucho lo ocurrido. No fue ejemplar. No obstante, hubo provocación e insultos. Ya sabéis... No le deis más vueltas. Gracias", comentó.

Tras estas breves palabras, Kanouté evitó entrar en detalles y abogó por zanjar el asunto. No dijo qué fue exactamente lo que escuchó, pero sí condenó la actitud de Cesc y la suya propia. "Su comportamiento, como el mío, fue malo. Tema zanjado. Seguimos con el fútbol", añadía.

LA VERSIÓN DE CESC. Poco después, el centrocampista del Barcelona utilizaba también la conocida red social para dar su versión del asunto. "Quiero desmentir claramente que haya dicho algún tipo de insulto racista hacia algún jugador del Sevilla. Toda la vida he jugado con gente de todo el mundo y todas las religiones, comparto vestuario con un jugador malí, llevo un tatuaje árabe y mi pareja es libanesa. No hay muestras más evidentes de que no tiene sentido. Ahora, a pensar en el Granada, que es lo que toca. Un abrazo", explicó el internacional español.

Pero Cesc no se quedó ahí. Desconociendo que ningún jugador del Sevilla ha denunciado insultos racistas, habló -esta vez en inglés- de "cobardía y opción fácil para justificar un mal comportamiento propio". "Nadie me ha acusado de ser racista o intolerante en todos mis años de futbolista. Hay una explicación simple para ello. Nunca me he comportado de esa manera. No voy a tolerar que alguien me acuse de cosas que no soy. Si están frustrados por una decisión que ha ido en contra de ellos en el campo de fútbol, entonces hay otras formas de tratarlo. Gritar racismo es una cobardía y una opción fácil para justificar su mal comportamiento. Mi conciencia está completamente limpia. No he hecho nada mal", afirmó el exjugador del Arsenal.

Y LLEGÓ LA PAZ. Cuando parecía que no habría más declaraciones, Cesc escribió lo siguiente: "Acabo de mantener una conversación telefónica con Kanouté y los dos hemos aclarado lo que pasó. Nos hemos pedido perdón mútuamente y hemos dado el tema por zanjado. Ahora sólo queremos que se hable de futbol. Buenas noches." Acto seguido, Kanouté tomó la palabra: "Hemos hablado por telefono. La cosa se explicó y los dos somos adultos y conscientes de nuestra culpa. Se acabó".

DANIEL ALVES: NO HUBO RACISMO. A la espera de ver lo que dictamina el Comité de Competición sobre lo ocurrido y también sobre la expulsión de Fernando Navarro, Daniel Alves ha salido en defensa de Cesc, negando que éste provocase a Kanouté con insultos racistas. "Son momento en los que tienes las pulsaciones muy altas y no vas a pedir las cosas por favor, pero está claro que no hubo ningún insulto racista, sobre todo de Cesc, que es un chico espectacular y jamás haría eso", dice.

Según Daniel, fue "extraño" el comportamiento de Kanouté, "no sólo con la tangana sino anteriormente, al no dejar tirar el penalti a Messi". "Creo que se calentó, pero como le conozco, le perdono", dice el brasileño sobre el delantero nervionense.

  • 1