Cultura

Kodama y una lección de tango

el 06 dic 2011 / 19:43 h.

  • Segunda jornada en Buenos Aires para los jóvenes viajeros magallánicos, ya con las fuerzas renovadas y la ilusión al máximo nivel. Justo después del desayuno, los chicos y chicas de Tras la Huella de Magallanes se dirigían a la Casa Museo de Jorge Luis Borges para ser recibidos por María Kodama, viuda del insigne escritor y presidenta de la Fundación internacional que lleva su nombre.

    A pesar de estar recién llegada de México y con una molesta afonía importada durante el viaje, tuvo la generosidad y gentileza de obsequiarnos con una vista guiada por ella misma, donde nos mostró las joyas que atesora la Fundación. Manuscritos del Aleph, los bastones favoritos donde Borges apoyó la ceguera de sus últimos años, cuadros, revistas, un sinfín de detalles que denotaban el entusiasmo de una mujer que en todo momento se mostró muy cercana e interesada por el proyecto de la Ruta de Magallanes. Finalmente, y tras la foto de rigor con el inefable Pigafotta, agasajó a cada uno de los chicos con una ejemplar de la biblioteca borgiana dedicado por ella misma.

    Posteriormente, el grupo ha visitado la Feria Matadero, pintoresco lugar de la periferia bonaerense, donde se da cita una muestra variadísima del rico folklore argentino, con gentes venidas de todos los rincones del país. Después de comer, de nuevo en marcha, esta vez hacia San Telmo, barrio singular y característico de Buenos Aires, cuyo mercado artesanal y de antigüedades es visitado por miles de personas venidas de todo el mundo. Y para concluir, una lección magistral de tango en la calle Defensa, con el estrambote de una fabulosa batucada que nos trajo los ecos del ya lejano viaje a Río de Janeiro.

    • 1