Local

Kosovo determina el camino de las elecciones presidenciales de Serbia

Serbia se enfrenta a una encrucijada sobre su futura orientación política tras la victoria del ultranacionalista Tomislav Nikolic en la primera vuelta de las elecciones. La segunda votación del 3 de febrero determinará el camino de un país dominado por el anuncio inminente de independencia de Kosovo.

el 14 sep 2009 / 23:00 h.

TAGS:

Serbia se enfrenta a una encrucijada sobre su futura orientación política tras la victoria del ultranacionalista Tomislav Nikolic en la primera vuelta de las elecciones. La segunda votación del 3 de febrero determinará el camino de un país dominado por el anuncio inminente de independencia de Kosovo.

El hombre fuerte del Partido Radical Serbio (SRS) se enfrentará en la segunda ronda, el próximo 3 de febrero, al actual presidente, el pro europeo Boris Tadic. Nikolic obtuvo un 39,57% de los votos, mientras que Tadic se hizo con un respaldo del 35,45%, en una votación con un 60% de participación, algo inusual en los estándares democráticos del país.

El resultado final de las elecciones delineará el futuro político de Serbia, que es un país dividido entre sus aspiraciones comunitarias y el deseo de dar la espalda a la UE por el apoyo de muchos países miembros a la independencia de Kosovo, una conflictiva provincia serbia habitada por una mayoría de albaneses.

Los albano-kosovares se preparan para proclamar su soberanía en breve -posiblemente después de las elecciones- en coordinación con Washington y Bruselas, pese a la rotunda oposición serbia y sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU.

El cargo presidencial en Serbia no supone amplias competencias, pero las elecciones conllevan un importante significado simbólico por representar una especie de plebiscito sobre la futura orientación geopolítica del país. Tal es su importancia, que cabe la posibilidad de que Serbia deje la vía de las reformas pro europeas por la que optó en 2000, tras la caída del régimen autoritario de Slobodan Milosevic, el líder que marcó una década de aislamiento político y conflictos bélicos en la región de los Balcanes.

Tadic aboga por una política que "no renuncie ni a Kosovo ni a Europa", pero tiene el difícil cometido de convencer a los electores de que tiene amigos en Occidente, que a su vez desoyen las aspiración serbia sobre Kosovo.

Nikolic, antiguo aliado de Milosevic en el poder, simboliza el estancamiento en el curso europeísta. De hecho, aboga por una relación más estrecha con Rusia, que apoya a Serbia en sus intentos de preservar Kosovo, una provincia que para muchos serbios es tierra sagrada y símbolo de su identidad nacional.

Voto de la transición. Nikolic atrajo votos de los perdedores de la transición política y económica del país, y de los desilusionados por el bajo nivel de vida, la elevada tasa de desempleo y las escasas mejoras económicas habidas desde 2000.

La campaña para la segunda vuelta será intensa y puede "ensuciarse" ante el creciente nerviosismo. Los analistas coinciden en que será decisiva la postura del primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, que no se ha pronunciado sobre a cuál de los dos aspirantes ofrecerá su apoyo.

  • 1