Local

La A-92 se libra de los desvíos por las obras de la SE-40 después de dos años

La construcción del que se convertirá en el enlace más grande de la provincia encara su fase final.

el 10 jul 2011 / 19:39 h.

TAGS:

Los desvíos mantenidos durante casi dos años ya se están retirando.

La SE-40 avanza a toda máquina en su primer tramo . Ya lo dijo el ministro de Fomento, José Blanco, esta misma semana: este trazado, que une La Rinconada con Alcalá de Guadaíra, estaría concluido a finales de año. La prueba más palpable se ve desde hace unas tres semanas en la autovía Sevilla-Málaga (A-92), que se ha librado de los desvíos generados por la construcción del mayor enlace de la futura ronda SE-40.

El corte de tráfico, que afectó a un kilómetro de la A-92, se ha disparado en los plazos -se preveía que los desvíos duraran un año y al final han sido casi dos- debido en gran parte a la complejidad del diseño del que se convertirá, según los ingenieros del Ministerio de Fomento, en el scalextric más grande de la provincia de Sevilla , con cuatro carriles a distinta altura, uno más que el nudo de la Gota de Leche. Ya antes de acometer la obra, los técnicos del Ministerio avisaron de que no iba a ser una actuación fácil, dado que a esa falta de espacio se suma la cantidad de líneas de servicios (luz, agua o gas) que cruzan en ese punto para dar servicio a los polígonos industriales de Alcalá de Guadaíra.

Precisamente, ese grado de dificultad y la falta de espacio para ejecutar la obra hicieron que Fomento cortara la A-92 en verano de 2009 y habilitara desvíos con tres carriles por sentido -los mismos que tiene la autovía en este punto- a la altura de la salida de la Venta La Liebre y cerca del Polígono la Red. Esa situación, que comenzó el 5 de agosto de aquel año, podía ser una complicación añadida al tráfico de una de las vías más transitadas del área metropolitana, por la que circulan unos 40.000 conductores al día, 20.000 por cada sentido. Sin embargo, los desvíos de un kilómetro en esta vía no han generado, a la larga, ningún atasco más allá de los inconvenientes de reducir la velocidad a 60 kilómetros por hora en una autovía.

Más allá de esas circunstancias, la vuelta a la normalidad en la autovía A-92 supone la constatación de la buena marcha de las obras del primer tramo de la futura ronda de circunvalación, que consta de 10 kilómetros y que comienza en la autovía de Madrid (N-IV) y concluye, precisamente, en este scalextric. El ministro de Fomento ya avanzó esta misma semana, en el foro Los Diálogos de El Correo de Andalucía , que las obras del tramo uno acabarían a finales de año. Un día después, el PSOE de Sevilla avaló este extremo con datos: la obra está al 88,72% de ejecución y sólo le faltan los últimos retoques. Además, tiene como valor añadido que, en cuanto se ejecute al completo, estará al servicio de los sevillanos. Fomento es proclive, dadas las dimensiones del proyecto -y los retrasos que ha sufrido por complicaciones económicas y técnicas -, a abrirla al tráfico por tramos y no esperar a que esté terminada la red completa.

El tránsito normalizado por la A-92 no es el único síntoma de la progresión en los trabajos de la SE-40. Aunque los desvíos en esta autovía han acabado, éstos se han trasladado al kilómetro 7 de la autovía de Utrera (A-376), donde permanecerán todo el verano para la instalación de la plataforma de la futura ronda. En esta ocasión, los cortes no son tan engorrosos -es un desvío muy leve y de escaso trayecto- ni permanecerán tanto tiempo instalados. De hecho, los desvíos comenzaron el pasado 28 de junio y seguirán de esta manera hasta el 30 de septiembre, según las previsiones de obras que maneja el Ministerio de Fomento. Este enlace con la autovía de Utrera corresponde al final del trazado del tramo 2 de la SE-40, que el Gobierno central espera inaugurar a finales del primer trimestre de 2012 y que se encuentra a más del 70% de ejecución de los trabajos.

Con esta actuación se culminaría el tercero de los 13 enlaces que están planificados. De hecho, el primero de ellos, el que sobrevuela la N-IV, también sufrió desvíos en la circulación, que finalizaron en julio de 2009. Cuando se complete el trazado contará con 77 kilómetros de autovía que absorberá buena parte del tráfico de Sevilla y su corona metropolitana. De hecho, los cálculos que realizó Fomento hace dos años precisan que la SE-40 le quitará un 20% de tráfico a la SE-30 en cuanto abra a la circulación, lo que supondría que retiraría de esta vía a más de 27.000 vehículos. Eso sería posible gracias a que, según estas previsiones, la futura ronda acogerá a más de 78.000 conductores sólo en su primer año en funcionamiento.

  • 1