Local

La acusada del crimen del directivo del BBVA recurre el auto de procesamiento por "no existir indicios"

Las investigaciones apuntaban a un posible móvil pasional debido a los celos que podría sufrir la sospechosa de la nueva pareja sentimental de su ex marido.

el 23 oct 2009 / 11:05 h.

TAGS:

La representación jurídica de Natividad Cantero, la ex compañera sentimental de Andrés Toro, el directivo del BBVA que fue hallado muerto con dos disparos en el pecho el pasado año en su chalé de La Juliana en la localidad sevillana de Bollullos de la Mitación, ha recurrido el auto de procesamiento dictado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Sanlúcar la Mayor al entender que no existen indicios contra su patrocinada.

 

En este sentido, fuentes de la defensa informaron a Europa Press de que han presentado ante el juez instructor del caso un recurso de reforma subsidiario de apelación contra este auto de procesamiento por el que el juez imputa a su representada los presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos, allanamiento de morada, tenencia ilícita de armas y homicidio agravado -asesinato-, al tiempo que exige el pago de una fianza de 524.187 euros.

Al hilo de ello, las mismas fuentes argumentaron que "no existen indicios racionales de criminalidad suficientes" para imputar a Natividad Cantero "ni un asesinato ni un homicidio", y pusieron de manifiesto que en la instrucción de la causa "hay bastantes elementos que la exculpan", aunque por el contrario el juez encargado del caso "justifica" su auto de procesamiento "únicamente en elementos adversos y desfavorables" para su clienta, "sin hacer mención de los que la favorecen", tal y como publica en su edición de hoy el rotativo 'Diario de Sevilla'.

Por último, las fuentes incidieron en el hecho de que "no hay nada, no hay ningún indicio" ni para procesar a su patrocinada ni para mantenerla en prisión provisional, justificando de esta manera el recurso que ha presentado ante el juez instructor del caso, que imputa a esta mujer los presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos, allanamiento de morada, tenencia ilícita de armas y homicidio agravado -asesinato-, argumentando la existencia de alevosía por el medio empleado -una pistola- y el hecho de haber dirigido los disparos contra el tórax de la víctima "a escasa distancia".

En el auto, consultado por Europa Press, el juez reseña que la muerte del ejecutivo se produjo a consecuencia de un síndrome anémico agudo producido por arma de fuego, relatando que sobre las 15,30 horas del día 15 de junio la presunta asesina se acercó al chalet donde vivía la víctima portando una pistola, entrando a través de la cancela de acceso a la cocina situada en el jardín, "que sabía que se dejaba siempre abierta cuando la víctima se encontraba allí".

Al hilo de ello, indica que, una vez en el interior de la vivienda, Natividad se dirigió al salón sorprendiendo a su ex pareja en el sofá, momento en el que se produjo una "fuerte" discusión durante la cual la ahora imputada sacó la pistola "disparándole una primera vez de frente, a una distancia superior a 30 centímetros pero inferior a 1,5 metros", y alcanzándole en el tórax.

"Minuciosa" limpieza del lugar del crimen. Seguidamente, según el relato del juez, la mujer volvió a disparar una segunda vez mientras la víctima se encontraba en el suelo "con el tronco semiincorporado, impactando el proyectil en el mueble expositor", aunque asevera que ninguna de las lesiones sufridas por los disparos "causó el fallecimiento de forma inmediata, siendo de las que originan un grado de supervivencia que podía haber permitido una actuación médica reanimadora".

Posteriormente, y tras realizar una "minuciosa" limpieza de la escena de los hechos, "no recogió o no reparó en la localización de uno de los proyectiles, el cual se encontraba ubicado en el salón", tras lo cual se apoderó del teléfono móvil y de las tarjetas telefónicas de su ex pareja, arrojando el arma al río Guadalquivir. De igual modo, hace mención a la declaración del guarda jurado de la urbanización, que asegura que el día de los hechos la imputada pasó por el control de acceso sobre las 15,30 horas, abandonando el recinto horas después.

Malas relaciones. La Guardia Civil detuvo en la última semana del mes de julio de 2008 a la ex mujer de Andrés Toro como presunta autora material de los disparos que acabaron con la vida del directivo del BBVA. Las investigaciones apuntaban a un posible móvil pasional debido a los celos que podría sufrir la sospechosa de la nueva pareja sentimental de su ex marido.

La mala relación entre ambos cónyuges era tan notoria que se saldó con la separación hace algo más de un año. Además, la situación pudo verse empeorada por un posible interés de la ex mujer en la vivienda en que se produjeron los hechos. Fue un tío de la detenida quien la señaló como presunta culpable al desvelar que poseía un arma de manera ilegal que él mismo le había regalado. Así las cosas, el 15 de junio Natividad C.S. supuestamente visitó a la víctima con quien mantuvo una conversación en el salón, si bien aquel encuentro concluyó con la muerte de la víctima al recibir dos disparos en el pecho.

  • 1