viernes, 14 diciembre 2018
15:59
, última actualización
Economía

La aeronáutica andaluza pierde el miedo a viajar

Las empresas de la región impulsan proyectos de implantación exterior con sus miras en China y atemperan el temor de aliarse.

el 15 may 2012 / 21:01 h.

TAGS:

Las casi 300 empresas e instituciones vinculadas al sector aeronáutico y aeroespacial, congregadas en Fibes en la primera edición de la convención ADM organizada por Extenda, se remangaron ayer para aprovechar los dos días que tienen por delante para darse a conocer entre ellas, establecer contactos, vender sus servicios y, sobre todo, sembrar semillas que fructifiquen en negocio y contratos con el tiempo. Las agendas, muy apretadas, incluyen reuniones bilaterales ya cerradas previamente con las compañías con las que se pueden generar más sinergias. Y, tras ver lo que ofrecen muchas de las andaluzas a sus colegas extranjeras, se puede concluir que están haciendo los deberes. Al menos, en lo que a internacionalización -una de las grandes demandas de los constructores aeronáuticos- se refiere. "No es esnobismo, es una necesidad, un imperativo del mercado". Francisco Arroyo es director de la división de Ingeniería del Grupo Sevilla Control, conformado por una decena de empresas, con una facturación de 60 millones y más de 650 empleados, que ya cuenta con implantación industrial en Polonia de la mano de un socio francés, Lepiston, y que ahora mira a China, donde quiere establecerse como operador logístico y negocia para montar una planta de mecanizado con la que dar cobertura al fabricante europeo Airbus, aventura que pretende desarrollar, pese a su complejidad, en solitario. No se queda ahí, puesto que también están avanzadas las conversaciones para poner en marcha otra planta de ese tipo en Marruecos, de manera que las dos puedan estar operativas en 2015. A pesar de estos planes, Francisco Arroyo no es un firme defensor de los países low cost, puesto que considera que "pueden ser zonas interesantes durante unos años, hasta que aprenden", reflexiona. Polonia, por ejemplo, era "muy rentable hace unos años; ahora ya no tanto". Para tratar de convencer de absolutamente todo lo contrario, Marruecos, a través de su Agencia estatal de Desarrollo de Inversiones, cuenta con un expositor en el encuentro empresarial para dar a conocer las ventajas y el potencial que existe a tan solo 14 kilómetros de nuestro país. El director de la oficina en España, Mohamed Aziz El Atiaqui, pone en valor la oportunidad de internacionalización que supone Marruecos para las pymes andaluzas "ofreciendo además las mismas garantías y otras ventajas que si se implantaran en Europa". Así, apunta el factor de atracción que puede representar el reciente desembarco de la canadiense Bombardier, que estrenará su planta de ensamblaje en 2013, tras una inversión de 157 millones de euros y que conllevará la creación de 850 empleos directos y otros 4.000 inducidos. Marruecos confía en que este primer paso de un gran fabricante consolide el polígono integral que impulsa en Casablanca. Junto a ello, no duda en recordar la apuesta de la multinacional Renault en Tánger y los planes específicos para invertir en otras áreas como agroindustria o turismo. Y más incentivos, añade Fahd El Achkar, jefe de Desarrollo de Negocios, como la exención del Impuesto de Sociedades los cinco primeros años, entre otras ventajas fiscales, y la garantía de financiación por parte de los bancos marroquíes a bajo interés en virtud del acuerdo rubricado con la Agencia. Carbures, antigua Easy Industrial Solutions, con sede en El Puerto de Santa María (Cádiz), ha firmado apenas tres semanas atrás un acuerdo para crear una joint venture con un socio local, Haguanglian, para montar en China una planta desde la que suministrar piezas en fibra de carbono del A320 y A350 a la alianza conformada entre Airbus y Hafei, la empresa estatal aeronáutica de aquel país, a partir de 2013, explica Manuel García, consejero delegado de la firma para Asia. Además de la presencia exterior, ganar dimensión y capacidad tecnológica es otra de las asignaturas que se está abordando, a su ritmo. A finales de año hubo dos operaciones en el ámbito de la ingeniería. La protagonizada por Ayesa y Sevilla Control, que crearon una sociedad al 50%, y que ya se ha adjudicado carga de trabajo de Airbus, y la formalizada por la malagueña Aertec y la sevillana Elimco, alianza bajo el nombre de Glenser. Precisamente, para presentar la nueva marca, aunque ya sean viejos conocidos del sector, está presente en ADM. David Doral, su director general, y Jorge Moñino, director de Operaciones, reseñaron que, al contar con sede en Sevilla, "no ha supuesto un esfuerzo significativo venir aquí" y valoran que, por mínimo que sea el beneficio obtenido, solo con hacer contactos y conocer a empresas nuevas habrá merecido la pena porque lo importante es diversificar la cartera de clientes. Por su parte, Sevilla Control, a la que le falta por cubrir el área de materiales compuestos -para lo que entabló conversaciones con Carbures que no prosperaron- mantiene contactos con otras opciones para salvar ese hueco. Todos coinciden en que un encuentro empresarial de este tipo en Sevilla era imprescindible y, pese a recién comenzar, ya ha demostrado su "éxito" con la respuesta y grado de participación. Entre quienes así lo valoran, Alberto Simón, director general de Navair, que lleva 19 años asistiendo a ferias internacionales. "Ubicar el encuentro en Sevilla ha sido el gran acierto". Y el tirón del A400M, la mejor excusa.

  • 1