Local

La aeronáutica local siembra en terreno inexplorado: el espacio

Aerópolis acoge las primeras jornadas con todos los agentes del sector espacial. Sevilla y Andalucía cuentan con un peso apenas perceptible en esta área de negocio

el 24 oct 2013 / 23:22 h.

TAGS:

El espacio sigue siendo un terreno inexplorado para las empresas sevillanas dedicadas a la actividad aeronáutica. Apenas una presencia testimonial, con nombres muy concretos como Navair, Alter Technology, Teams o el Catec, entre otros, tiene relación directa con un sector al que es muy difícil acceder por las estrictas exigencias requeridas por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y porque está excesivamente constreñido por la aportación presupuestaria de los gobiernos. Y, para más inri, la actual coyuntura ha hecho menguar estas partidas en el caso español, lo que se traduce en un menor retorno para la industria nacional. Pese a que las empresas son conscientes de que no será fácil acceder a ese nuevo mercado, Aerópolis albergó ayer el primer encuentro orientado al espacio y organizado por la Junta de Andalucía para poner en contacto a las empresas andaluzas con el resto de agentes del sector –firmas internacionales, universidades, centros de investigación–, con objeto de diversificar negocio y explorar nuevas oportunidades. El cálculo es que, por cada euro invertido, el retorno es de seis. “No es que vaya a dar fruto a corto plazo, pero es un primer paso”, aseguraron fuentes del sector. En mayo del año pasado Sevilla se convirtió en la cuarta ciudad española en adherirse a la comunidad de ciudades Ariane, formada por 40 ciudades europeas y empresas implantadas en ellas con intereses comunes en materia espacial y que participan en el programa europeo de lanzadores Ariane de la Agencia Espacial Europea (ESA). En ello tuvo mucho que ver Navair, según indicó ayer su director general, Alberto Simón, al ser la única empresa andaluza que fabrica componentes para la lanzadera, en concreto, suministra los mazos eléctricos que se integran en la primera etapa (la más cercana a la cabeza del cohete). “Este mes hacemos la tercera entrega de un total de diez cohetes”, explicó Simón, quien avanzó que Astrium –filial de espacio de EADS– les ha ofrecido asumir otro contrato, al que ha renunciado una empresa europea, para suministrar nuevos sistemas eléctricos que implicaría duplicar la carga de trabajo actual (de 34 a 68 mazos) para este programa. Para Navair este sector aún es poco significativo sobre la cuenta de resultados, al representar el 7,5% de su facturación, que este año prevé cerrar con tres millones. También Teams, desde Sevilla, asume todos los ensayos mecánicos del control de producción de Astrium España, para comprobar la resistencia a los esfuerzos y temperaturas que deben soportar las lanzaderas. Y en un par de semanas habrá reunión con ESA para analizar vías de colaboración. El Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (Catec) produce piezas de la segunda etapa del Ariane 5 y se encargará del futuro Ariane 6 y ya experimenta con una nueva técnica de fabricación (ALM) “con un láser que actúa como una fotocopiadora 3D de piezas muy complejas” y que permite aprovechar al 100% el material de que se trate, explicó Juan Pedro Vela, su director. Aunque despacio, se están dando pasos.

  • 1