Local

La agencia IDEA alega que pagaba las ayudas de los ERE a ciegas

Los tres gerentes insisten en que cumplían órdenes de Empleo y que su función era pagar, no cuestionar.

el 21 sep 2012 / 19:37 h.

TAGS:

Los tres últimos directores de la agencia IDEA.
La comisión parlamentaria que investiga el fraude de los expedientes de regulación de empleo interrogó ayer a los tres últimos directores de la agencia IDEA, el órgano de la administración que firmó todos los pagos de las ayudas sociolaborales supuestamente irregulares. Los tres gerentes coincidieron en la misma tesis que ya habían defendido ante la comisión sus propios jefes, los exconsejeros de Innovación, Francisco Vallejo y Martín Soler, a saber: que la agencia se limitaba a pagar lo que la Consejería de Empleo ordenaba, y que nunca leyó ningún expediente, nunca decidió a quién se le concedían las ayudas ni la cantidad. La tesis de que un órgano de la administración firmara cheques millonarios sin comprobar si ese dinero servía para lo que en teoría estaba destinado indignó a los miembros de la comisión. La portavoz de IU, Alba Doblas, les acusó de "gestionar una chapuza como simples lacayos" y de "dar dinero a ciegas y de forma acrítica".

El juicio y la comisión de los ERE investigan "la concesión ilícita de ayudas durante más de una década", y ese dinero defraudado salió siempre de la agencia IDEA. Sin embargo, sus gestores sostienen que su función era la de cmera "caja registradora", y que jamás se cuestionó el procedimiento ni el destino de las ayudas, ni siquiera cuando recibieron un "demoledor informe de la Intervención General" advirtiendo de posibles irregularidades. "Yo leí ese informe, y sí, era demoledor pero para Empleo, a mí no me competía hacer nada. (...) Entendí que Empleo estaría implicada en corregir esos problemas (...) No me veo llamando la atención a un superior", dijo el director de IDEA entre 2004 y 2008, Miguel Ángel Serrano. Serrano, igual que sus sucesores, insiste en que su papel no era cuestionar órdenes que venían desde arriba, avaladas por la Dirección General de Trabajo de la Consejería de Empleo y amparadas en la Ley de Presupuestos. "IDEA nunca tuvo acceso a ningún expediente, sólo firmaba las órdenes de pago. Sólo cumplía el convenio (vigente desde 2001) y no lo cuestionaba porque respetaba la presunción de legalidad de dicho convenio", advirtió.

El cometido de la agencia IDEA (antiguo IFA) era contribuir al desarrollo económico y social de Andalucía, apoyar a las pymes y fomentar el crecimiento de las empresas. La concesión de las ayudas irregulares a parados y empresas en crisis tiene origen en un convenio firmado entre el IFA y la Consejería de Empleo, en 2001, cuyo relevo tomó IDEA.

El sucesor de Serrano, Jacinto Cañete, repitió machaconamente que nunca "había tenido indicios ni voz de alarma, ni atisbo de presunción de irregularidad". Sí admitió que los desequilibrios en la caja originados por los pagos a Empleo provocaban desajustes que bloqueaban las cuentas "y eso frenaba nuestra posibilidad para hacer otras cosas". Nunca se miró más allá pese a la responsabilidad política que se le presupone a un alto cargo, lamentaron PP e IU.

Su antecesor había admitido que recomendó a Vallejo desentenderse de las ayudas cuando el convenio pasó a depender de Empleo, y no de Innovación, pero éste se negó. Este punto era clave para los interventores de la Junta que en su paso por la comision explicaron que, tal y como estaba diseñado el sistema de pago, sólo podían vigilar al órgano que pagaba (IDEA) cuando el engranaje del fraude se cocinaba en la dirección general de Trabajo, que dirigía Francisco Javier Guerrero, principal imputado.

La polémica más dura ayer surgió cuando PP e IU acusaron a Cañete de "cooperador necesario" de la trama, al consentir que se pagaran las ayudas ilegales. El compareciente se quejó por la gravedad de la acusación y los partidos respondieron que se trataba de una acusación "en términos políticos". Por la tarde, el actual director de IDEA, Antonio Valverde, negó que la agencia sea "un chiringuito", aseguró que asumió el cargo en 2010 "sin conocer irregularidades anteriores", y explicó que ahora la concesión de ayudas está tutelada y controlada. Valverde no criticó el sistema anterior y desvió cualquier responsabilidad a Empleo.

  • 1